En Guárico llevan 10 años esperando a que activen la electricidad

Foto: Radio Fe y Alegría Noticias.

El sector de Cujicito, en San Juan de los Morros, es una comunidad muy cercana al vertedero de basura desde donde la mayoría de los vecinos se gana la vida sacando desechos y chatarras para vender o cambiar por alimentos.

En esta oportunidad conversamos con Marta Márquez, quien vive en una pequeña parcela cercana al basurero. Ella lleva diez años esperando que le coloquen electricidad y le den un tanque para almacenar agua potable ya que no cuenta con esos servicios.

“(Estamos) De mal a peor, no tenemos luz, no tenemos agua, la carretera no sirve. Nunca en la vida he tenido agua. Yo tengo diez años ahí y nunca he tenido”, aseguró.

Márquez señaló que tienen que ir hasta el pueblo a buscar el agua que consumen, porque el pozo que tiene en su parcela está contaminado y solo la utiliza para regar la siembra.

“Yo tengo una carrucha con dos bidones y de esa bebo. El agua así para las matas es de un pozo que tengo, pero está contaminada”, aseveró.

La pequeña productora comentó que tiene una cría de cochino, pollos y chivos los cuales consumen el agua del pozo.

Márquez aseguró que ha pedido ayuda al gobierno regional para que la apoyen con una bomba de agua para poder sacar agua del pozo y mantener su siembra en tiempos de sequía.

“Cuando la alcaldesa se lanzó, le mandé varias cartas. Mi hijo trabajo con ella y con José Vásquez (el gobernador). Los papeles están archivados desde el mismo día que los entregué, en la misma carpeta y en el mismo lugar», declaró.

Por su parte, José Saavedra comentó que en la zona donde él vive llega el agua cada quince días pero con poca presión, por lo que a veces no pueden almacenar suficiente para los quehaceres del hogar.

Viven entre problemas

Otro de los problemas que presenta este sector popular son las interrupciones eléctricas que duran entre una a cuatro horas diarias.

Saavedra comentó que lleva meses cocinando con leña porque el servicio de gas tarda meses en llegar.

“Yo pagué hace dos meses por el consejo comunal una bombona de 18 kilos en un millón doscientos mil bolívares y todavía estoy esperando”, relató.

Néstor Soria, otro de los vecinos, denunció que la energía eléctrica se va en horas de la noche y pueden tardar hasta doce horas en volver.

“Muchas veces se va en la noche, a la siete de la noche, y llega al siguiente día a la diez de la mañana, casi doce horas”, contó.

Soria manifestó la deficiencia con el servicio del gas doméstico en la comunidad. “Tenemos problemas con el gas. Dura un mes, dos meses, tres meses (en llegar). Tenemos ese problema, tenemos que cocinar con leña”, dijo.

Además, el afectado realizó un llamado a la alcaldía para que limpie y descongestione los terrenos del vertedero de basura que viven incendiándose y contamina el aire de las personas que viven en este sector.