A canalete limpio llevan la educación a Los Caños de Tucupita

Foto: referencial.

«Fe y Alegría comienza donde termina el asfalto», es el lema del Movimiento de Educación Popular y Promoción Social Fe y Alegría, pero quizá allá en Los Caños de Tucupita, donde hay educación gracias a esta institución, es poco probable que un día haya asfalto; no es imposible, es poco probable, repito.

Diógenes Colina es coordinador de Educación del Instituto Radiofónico Fe y Alegría (IRFA) en Tucupita, Delta Amacuro. Él y su equipo partieron de Tucupita hacia Los Caños, el 27 de mayo para proseguir la misión que lleva haciendo Fe y Alegría desde hace más de 18 años en esta zona del país, que es alfabetizar a los adultos.

«Estuvimos allá más de 20 días. Visitamos los centros educativos más de tres veces, debido a la escasez de gasolina para los motores fuera de borda hicimos los recorridos a canalete, esto con la finalidad de ahorrar la necesaria y remontar siete horas de recorrido Caño Arriba, hacia Tucupita», aseguró Colina.

Foto: Radio Fe y Alegría Noticias.

«Las personas están muy animadas, ellos nos estaban esperando desde hace tiempo. Pudimos dotarles de cuadernos y lápices, les dimos un nuevo libro realizado por Fe y Alegría el cual está diseñado para que puedan seguir estudiando en sus churuatas», expresó el coordinador de Educación del IRFA, en Delta Amacuro.

Diógenes con paciencia de profesor de matemáticas explicó que el Delta lo dividen en tres zonas: el Delta Alto, el Delta Medio y el Delta Bajo. «Tucupita está en el Delta Alto; el Delta Medio está al sur, muy cerca del estado Monagas y el Delta Bajo es el más distante, allí están los caños que originan el desplazamiento del Río Orinoco. Esa zona del Delta Bajo es nuestro destino, es allí donde hacemos nuestra misión».

La distancia entre el Delta Bajo y el Delta Alto es de siete a ocho horas en motores grandes, en motores más pequeños varía entre 10 a 12 horas. También hay quienes que por falta de recursos navegan a canalete, y logran llegar a su destino en siete u ocho días.

Foto: Radio Fe y Alegría Noticias.

Precisó que en Los Caños atienden a dos parroquias: Manuel Renaud y Padre Barral, lo que da un total de 455 personas adultas, entre las cuales también se encuentran niños, niñas y jóvenes.

Aún no he ido a Los Caños en Tucupita, lo imagino como una zona no de fácil acceso, por supuesto; allí cada gota de gasolina que alimenta al motor se sufre y se rinde al máximo porque no se consigue.

Foto: Radio Fe y Alegría Noticias.

Diógenes y su equipo realizan un tramo del recorrido a canalete, como los atletas de las Olimpiadas. Informo que no se han ganado la medalla de oro en remo, pero sí los corazones de los niños, niñas y jóvenes a quienes les llevan libros para aprender las cosas del mundo. Ellos siguen llevando educación a los sitios más remotos de Venezuela, donde no solo no hay asfalto, sino que es poco probable que un día haya; no es imposible, es poco probable, digo otra vez.