Aumenta número de jóvenes waraos que huyen del hambre hacia Trinidad

949
Foto: referencial web

La comunidades indígenas del Bajo Delta, región selvática del estado Delta Amacuro, viven un mayor auge de migración warao hacia Trinidad y Tobago. La población más afectada por el fenómeno de la migración hacia la isla es la juvenil.

Así lo manifestó Marcelino G, un docente warao que labora en una escuela en la parroquia Manera Renaud del municipio indígena Antonio Díaz.

Según sus cálculos, 8 de cada 10 jóvenes han migrado hacia Trinidad y Tobago debido a la grave crisis humanitaria que persiste en Venezuela, y la falta de oportunidades laborales bien remuneradas.

La mayoría van para no retornar, o al menos, sin fecha de retorno. Una vez llegados a la isla caribeña, se dedican a la agricultura y la pesca en alta mar, oficios que más dominan. El mercado laboral para los venezolanos ya es restringido, y es mucho más para jóvenes waraos que no cuentan con una formación académica.

Según el docente Marcelino G, la mayoría de los jóvenes masculinos migrantes hacia Trinidad tiene entre 17 y 23 años. Por su parte, la población femenina también muestra interés en abandonar el país pero en menos grado de notoriedad por ser numéricamente más reducida.

Marcelino G reveló que la población femenina migrante presenta una característica que preocupa mucho más. Algunas son adolescentes entre 15 y 17 años. Esta población es especialmente vulnerable al ser una población migrante ilegal que puede llegar a parar fácilmente en manos de organizaciones criminales, entre ellas las de trata de personas y explotación sexual.

El docente reconoció que sus números no son precisos, pero también afirmó que no hay datos oficiales y sistemático del fenómeno de la migración de la población juvenil warao.