Carlos Menem murió por problemas urinarios y cardíacos

Foto: EFE

La noticia del fallecimiento del ex presidente de Argentina ya ha dado la vuelta al mundo. Carlos Menem murió a los 90 años luego de padecer varias complicaciones de salud, entre las que se destacan problemas urinarios y cardíacos.

Había sido hospitalizado en el Sanatorio de Los Arcos, en Buenos Aires, el pasado 15 de diciembre, en principio para ser chequeado por un problema prostático y que luego terminó en una infección de sus riñones.

El 24 de diciembre había entrado en un cuadro de coma renal debido a que sus riñones ya no le respondían. Logró recuperarse a principios de enero de este año pero volvió a complicarse desde el pasado 9 de febrero, según confirmaron sus familiares.

Abogado de profesión, Menem, declarado peronista en su activismo político, fue presidente en dos mandatos consecutivos, de 1989 a 1999, tras haber sido gobernador de La Rioja, su provincia natal, entre 1973 y 1976 -año en que fue detenido tras el golpe de Estado que derivó en la última dictadura (1976-1983)- y de nuevo desde 1983 hasta que inició su campaña presidencial para los comicios de 1989, que acabó ganando.

Su gestión como jefe de Estado estuvo marcada por la transformación en la economía, con una gran apertura comercial y un intenso proceso de privatizaciones de empresas públicas, pero también por las acusaciones de corrupción, que debió enfrentar en los tribunales en los últimos años, al tiempo que ejerció como senador, cargo que ostentaba desde 2005.

De hecho, se lamentó el no haber podido participar en la sesión del Senado del 30 de diciembre en la cual se aprobó la legalización del aborto en Argentina.

Por su parte, el actual presidente Alberto Fernández lamentó la muerte de Menem a través de un tuit en su cuenta personal.

Con información de agencias internacionales