Maltratos y abusos sexuales en albergues estremece a la sociedad panameña

Foto: Cortesía Radio Temblor

Maltratos físicos, abusos sexuales, psicológicos y corrupción, es la escena de los albergues en Panamá, presentada a través de un informe desde el año 2015 por un equipo de Diputadas de la Asamblea Nacional. 

El informe de 700 páginas fue elaborado por la Comisión de la Mujer, Niñez, la Juventud y la Familia de la Asamblea Nacional, fue presentado al Ministerio Público donde se detalla las horrendas violaciones a los derechos humanos cometidas contra los niños/as y adolescentes, que provienen de hogares en situaciones de extrema pobreza o en riesgo social. 

El informe señala que dicha crueldad fue cometida en los albergues que están bajo la supervisión de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf).

En base a las entrevistas realizadas a los administradores, los NNA albergados con discapacidades, no reciben atención especializada.

Además, existe una falta de protocolos de abordajes de situaciones, manuales de intervención, diagnósticos y evaluación, por parte de las organizaciones que administran estas instituciones.

En las investigaciones también se descubrió que muchos albergues operan sin permiso de funcionamiento o con permisos provisionales. De hecho, a lo largo de la investigación se percataron que a nivel nacional aparecen albergues en funcionamiento sin que SENNIAF sepa de su existencia.

Se conoció también que en los albergues utilizaban los cheques de la beca universal de los niños sin rendir informes de su uso, mientras en varios de estos albergues no tenían internet ni estaban recibiendo las clases virtuales. 

Lo que más ha indignado al pueblo panameño es como el gobierno de turno ha manejado este caso, encubriendo figuras del partido actual, otro caso más de corrupción que se suma a la larga lista.

Justo antes que estallara en los medios de comunicación, se remueven las principales autoridades de dicha institución, a la subdirectora Carla García ahora es la Gobernadora de la provincia de Panamá y la anterior directora Sara Rodríguez la sacaron.

Además de un silencio sepulcral del presidente Cortizo ante un hecho que mínimamente debió pronunciarse de manera inmediata, a esto se le suma la reacción tardía y contradictoria de la directora actual quien manifiesta que cerraron 8 albergues por irregularidades y al ser cuestionada por los medios sobre estas irregularidades dice que no se encontraron. 

Ante estos actos repudiables, se han estado dando protestas en las afueras de la sede del Senniaf en la capital y en las provincias.

Con información de Dania Betzy Batista Guevara. Radio Temblor Internacional