“Chile es una lección para América Latina”, sostiene el internacionalista Félix Arellano

107
Félix Arellano sobre el plebiscito de Chile
Félix Arellano. Foto: Archivo.

El internacionalista Félix Arellano opina que el resultado del plebiscito constitucional de Chile representa una lección para América Latina.

Desde su visión, los chilenos le está diciendo a sus hermanos latinoamericanos que aunque quieran una nueva Constitución, no van a aceptar que se haga a espaldas de los propios ciudadanos.

“El pueblo chileno no dijo que se quiere quedar con la constitución. Lo que dijo es que rechaza el documento contradictorio, radical y extremista que trabajaron encerrados en una burbuja 155 constituyentes que habían sido electos. Ya el pueblo chileno dijo que quiere cambiar la Constitución, pero dijo el domingo que no quiere ese texto tan desequilibrado y desproporcionado que fue elaborado a puerta cerrada. Y tiene efectos para América Latina enormes. En una consulta anterior más del 70% dijo que quería una nueva Constitución”, dijo este miércoles 7 de septiembre en entrevista concedida a Radio Fe y Alegría Noticias en el programa De Primera Mano.

Arellano mostró una postura considerablemente crítica al afirmar que la propuesta fue escrita sin oír ni dialogar con la sociedad civil por un grupo de soberbios constituyentes y radicales.

“Redactaron un texto como si Chile fuera simple y llanamente un país indígena. Eso no es cierto. Claro que hay indígenas pero no son ni el 10% de la población”, subrayó de ejemplo.

Aseguró que el presidente Gabriel Boric ahora tiene el “enorme” desafío de promover la unidad en el país y una nueva Constitución.

“En el tema de la Asamblea Constituyente no manejó bien la situación porque él llegó a reconocer que el documento necesita reforma, pero lo apoyó. Y resulta que el pueblo dijo en efecto que el documento no era sostenible ni sustentable”, sostuvo Arellano.

En América Latina predominan la pobreza y las ideologías extremistas

Sobre América Latina afirmó que la región tiene un problema estructural que implica exclusión, marginalidad y pobreza. De este último término, dijo que es una formula para lograr control social, del cual la población no se da cuenta que está siendo objeto de manipulación porque tiene necesidades.

“Los sectores políticos se han desconectado con la realidad de sus países. Viven en burbujas y se acercan a la población solo en los procesos electorales”, enfatizó.

También sostuvo que en América Latina hay una crisis de las ideologías de extremistas y que lamentablemente ese discurso radical se lo creen las personas con necesidades.

“Las ideologías pretenden imponerse por las redes y las nuevas comunicaciones desinformando y manipulando. Hay un falso discurso que se repite insistentemente que busca apasionar y polarizar. Las ideologías no resuelven nada”, afirmó.

Finalmente, invitó a la población a educarse, debatir y enfrentar la posverdad.

Escucha la entrevista completa: