Comerciantes informales de Mérida exigen que los dejen trabajar

Mérida protestas
Foto | Archivo web

Un grupo de comerciantes informales protestaron este martes frente al centro cultural Tulio Febres Cordero para exigir a las autoridades reiniciar sus actividades laborales en la avenida 2 Lora del centro de la ciudad.

Rances Guzmán, presidente de la junta directiva de la avenida 2 Lora, indicó a Radio Fe y Alegría Noticias que desde marzo, cuando el gobierno nacional anunció los primeros casos de Coronavirus, las autoridades regionales los desalojaron del lugar para evitar en ese momento la propagación del virus.

Guzmán aseguró sostuvieron una reunión con algunas autoridades regionales acordando la reubicación de los buhoneros a los mercados municipales Murachi y Soto Rosa para seguir prestando sus servicios ordenadamente, siguiendo las medidas de seguridad y prevención.

“Quedó un acta firmada por todos los entes gubernamentales donde ellos nos decían que nos reubicarían, una mitad para el Murachi y la otra para el Soto Rosa, cosa de la que no hemos tenido respuestas. Nosotros necesitamos trabajar ya porque es nuestro sustento”, aseguró Guzmán, quien también indicó que la asociación que hace vida desde hace años en estos mercados no los quiere allí.  

Los comerciantes informales denunciaron que temen por su mercancía, puesto que de colocarse nuevamente en la avenida 2 Lora, los cuerpos de seguridad les podrían retener los rubros agrícolas.

“Nos han dicho que nos van a mandar a retirar a la fuerza de la avenida 2 Lora. Nosotros hemos venido haciendo un trabajo en conjunto, entonces ahorita no van a venir a sacarnos si nos oponemos”, aclaró.

Guzmán refirió que algunos comerciantes informales optaron por ubicarse en lugares privados por la avenida 2 Lora para seguir ofreciendo sus rubros, sin embargo, los dueños de los establecimientos les cobran entre 20 y 30 dólares mensuales.

“Aquel comerciante que tiene un negocio como zapatería o restaurante nos permiten trabajar ahí con nuestra mercancía, pero nos están cobrando 20 y 30 dólares mensuales, entonces estamos trabajando para los demás”, aseveró.

Este mismo martes, los trabajadores informales se trasladaron al Consejo Legislativo del estado Mérida para conversar con su presidente, Jesús Araque, en busca de respuestas para los más de 300 comerciantes afectados.

Ellos afirmaron que este es el único sustento para ellos y su núcleo familiar y aseguraron que ya gastaron los pocos recursos que por años han venido ahorrando, por lo que exigen soluciones inmediatas.