Comercios repletos en Trujillo pero la gente con los bolsillos vacíos

Foto: Wiston León

“Aguantar la pela quién sabe hasta cuándo”, es lo que dicen los trujillanos durante la semana de flexibilización pero en la cual se ven imposibilitados de adquirir suficientes alimentos por lo costosos que están aunque los comercios estén repletos de productos.

En las ventas de alimentos se exige el distanciamiento físico y uso de tapa bocas. También se puede notar un alto movimiento de ciudadanos en abastos y a las afueras de los mismos esperando entrar para no congestionar los locales.

Pero muchos alegan que no compran en un solo lugar ya que el dinero con el que cuentan no les alcanza y deben buscar mejores precios.

Hay que destacar que un sueldo de los empleados públicos llega solo a 2 millones 400 mil bolívares en una quincena, lo que equivale a un poco más de 3 dólares mensuales, y un litro de aceite puede costar hasta 3 millones 200 mil bolívares, es decir, un poco más de 2 dólares.