¿Cómo acompañar a las personas de la tercera edad que se han quedado solas?

Referencial

A la sicóloga Leyla Suárez, Radio Fe y Alegría Noticias le propuso una charla con una pregunta inicial. ¿Qué mensaje hacerle llegar a esas personas que por diferentes razones han quedado solas en el contexto de esta pandemia en Venezuela?

Empieza explicando que todo depende del momento evolutivo en el que estén esas personas.

Con esta enunciación lo que quiere decir es que hay que precisar «si son personas muy mayores cuyo nivel de autonomía o de independencia no es el mismo que en la adultez temprana o en la madurez».

Otra de las premisas que establece para entender esta excepcionalidad es que «no se sabe cuál es el grado de temporalidad que esta situación circunstancial va a tener. Pero es importante pensar que es algo temporal».

Por eso invita que es propicio ver este tiempo como una oportunidad para estar con nosotros mismos.

Sobre todo si somos personas autónomas que trabajamos, que tenemos salir de la casa, que estamos asociados mucho tiempo a otras personas en diversas actividades.

«Ésta es una oportunidad para volver a nosotros y hacernos un «hogar», acota Suárez.

En el caso de las personas de la tercera edad es importante entender que tenemos otras formas de contacto que no son las habituales, como el cara a cara con las personas que conocemos, que nos encontramos en la panadería, en el café, o en la iglesia o en el mercado a donde recurrimos normalmente.

En este caso, tenemos otras maneras para conectarnos con las personas que nos rodean.

En este plano recomienda que «no son ellos los que nos llaman sino nosotros los que vamos a estarlos llamando».

Pero los abuelos también pueden atreverse y contactar a esas personas con quienes quieren conversar como sus hijos, sus nietos, sobrinos.

Es el momento de usar el teléfono. De atrevernos a escribir cosas por las redes no importando cómo salgan. Es una oportunidad para explorar y para activar la curiosidad.

¿Cómo acompañar a esas personas que están del otro lado y solas? ¿Qué palabras podemos decirles?

La sicóloga apunta que estamos solos en nuestros espacios. Solos con nosotros mismos. «Pero aislados no estamos a menos que no tengamos teléfono o haya problemas con la internet. Siempre hay que buscar las alternativas para estar en conexión».

Sugiere localizar a personas que sirvan como fuentes de apoyo afectivo y emocional. Que puedan escuchar, que sean empáticos con esa persona que los llama, que sientan y entiendan su emocionalidad ya que en un momento determinado esa persona solitaria puede estar triste, sentir miedo o sencillamente desear que le expresen ternura.

Es importante hacerles saber que estamos ahí para ellos, como fuentes de apoyo, a través de una palabra específica, una frase bonita, y decirle que cuando esté disponible le voy a escribir o hacerle una video llamada por what sapp, por Zoom, por Jitsy o cualquier otra plataforma de conexión.

Otro de los aspectos que sugiere cuidad además de lo físico o corporal es el estado emocional y de pensamientos.

«Cuidar en nuestros espacios ambientes agradables con música, con actividades que nos hagan sentir plenos, que nos otorguen aprendizajes, escoger de las redes lo que nos proporcione alegrías, que nos llene de esperanza, de confianza, de determinación y compartir estos momentos».

Igualmente ayuda a compartir los momentos de angustia porque a partir de esa canalización de emociones, mantenemos nuestro estado emocional enfocado.

Hay que entender que esto va paso a paso. «Es como estar en medio de una neblina muy densa o un fuerte aguacero donde hay que bajar la velocidad e ir avanzando poco a poco pero con seguridad».