¿Cómo se estudian las epidemias?

En agosto de 1854, los vecinos de la calle Broad de Londres comenzaron a morir de forma repentina. Después de varios días con vómitos y diarrea sin parar, se deshidrataban y debilitaban hasta que fallecían. No había razón aparente, y los científicos atribuyeron sus muertes al miasma, el flujo de partículas malignas en el aire.

Pero esta hipótesis no convencía a John Snow, quien había sido médico de la reina Victoria. En las calles cercanas no había tantos muertos. Y respiraban el mismo aire. Algo más debía pasar, pensó. Así que fue a investigar. Visitó las casas de los pacientes y las marcó todas en un mapa, encuestó a todos los familiares. Descubrió que tenían algo en común: el agua que consumían llegaba de la misma fuente.

Presentó su análisis ante las autoridades municipales y recomendó eliminar la bomba de agua que surtía la zona. Disminuyeron los casos. Sin microscopios, John Snow demostró que el agua podía transmitir cólera. La bacteria que causa la enfermedad fue descubierta 29 años después.

Snow publicó sus hallazgos, pero fue ignorado por sus colegas. Murió cuatro años después. Su nombre resurgió en 1930, cuando su estudio fue republicado por Wade Hampton Frost, el primer profesor de Epidemiología de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Estados Unidos. Sus métodos se consideran la base de la epidemiología moderna.

Detectar y responder a las epidemias requiere de un sistema de reportes y vigilancia permanente sobre las enfermedades que aparecen en un país. De eso se encarga la epidemiología, el área de la Medicina que estudia la distribución y los factores que determinan eventos relacionados a la salud.

Los epidemiólogos identifican las enfermedades, sus orígenes, las contabilizan y mantienen reportes actualizados de su ocurrencia. Esa información se usa para diseñar, evaluar y proyectar las acciones que sean necesarias para su prevención y tratamiento. Es una parte fundamental del sistema de salud pública.

El trabajo de los epidemiólogos es responder preguntas: cuál es el diagnóstico de la enfermedad o evento de salud, quién la padece, cuándo ocurrió, dónde ha ocurrido, cuáles son las causas, cómo se transmite y cuáles son los factores de riesgo para contraerla. Para los epidemiólogos las enfermedades no ocurren al azar, ocurren por la acumulación de factores de riesgo en la población.

Algunos de esos factores son la ubicación geográfica, las condiciones climáticas, si existen otras enfermedades en el área, la presencia de vectores, como mosquitos que pueden transmitir dengue o malaria. También la edad, sexo, estado civil y socioeconómico de los individuos. Con estos factores los epidemiólogos identifican cuáles personas corren más riesgo que otras de contraer cierta enfermedad.

La epidemiología trabaja en distintos niveles metodológicos. La vigilancia y los estudios descriptivos permiten ubicar la distribución de enfermedades en poblaciones por tiempo, lugar y pacientes. Con esa información se pueden identificar patrones y definir hipótesis sobre las causas. Los estudios analíticos prueban las hipótesis y definen cuáles son los factores que influyen en las enfermedades. Juntos, la vigilancia y el análisis permiten rastrear y controlar el avance de epidemias.

Cuando inicia un brote epidémico, los epidemiólogos trabajan como detectives: deben encontrar al paciente cero, identificar los síntomas de la enfermedad, definir el agente que la causa, su tiempo de incubación, monitorear el comportamiento del patógeno, definir cómo se transmite, diseñar pruebas de diagnóstico, hacer seguimiento de las personas que estuvieron en contacto con pacientes confirmados, interrogarlos.

Encontrar toda la información posible para identificar la enfermedad, los criterios para diagnosticarla, rastrear la cadena de contagio y estimar el alcance de la propagación.

Cuando no se determina el origen del contagio y no hay vigilancia estricta de los infectados, la epidemia se sale de control.

Este trabajo fue realizado originalmente por Prodavinci con el apoyo de Pulitzer Center y lo puedes ver haciendo click aquí.