Con emprendimientos y buenos deseos esperaron la navidad en Anzoátegui

Navidad Anzoátegui
Foto: Adaybelice Figueroa/Radio Fe y Alegría Noticias

La navidad, a lo largo de la historia, ha sido una época del reencuentro, unión, abrazo en familia. Es una fecha que muchos esperaban en Venezuela para poder reunirse y compartir con los familiares y amigos.

Hoy en día esta tradición se ha visto opacada por las diferentes dificultades que se han tenido que afrontar durante la pandemia pero donde el emprendimiento ha sido el refugio para seguir adelante.

En San José de Guanipa, al sur de Anzoátegui, algunos narran un poco de su experiencia al igual que sus deseos de cómo fueron estas festividades y cómo las celebraron en este contexto.

Emprendimientos familiares

Yelitza Mendoza, quien es administradora de empresas de profesión, dijo a Radio Fe y Alegría Noticias que perdió su empleo debido a la situación país por lo que ahora le tocó estar en su casa, dependiente del sustento económico de su esposo y del emprendimiento familiar.

Contó que «mis hijas que son emprendedoras empezaron a hacer dulces y tortas para vender. Así empezamos a trabajar y entre todos aportar algo para la casa”.

Dentro de sus anhelos está el que se mantenga la unión familiar, agradecer a Dios el despertar a un nuevo día, porque la pandemia les ha arrancado a familiares y amigos muy cercanos, “pido salud y que mejoren las cosas para todo el mundo”, deseó Yelitza.

Que abramos los ojos

A este escenario no escapa Indira Méndez, quien señaló que ha tenido que ingeniárselas dedicándose a la repostería, ofreciendo el servicio de forma independiente, y aunque reconoce que es más forzado ha logrado salir y llevar adelante su negocio.

“El dinero está, pero hay que buscarlo como antes, tengo que caminar y buscar los clientes, he salido, no es mucho, pero si lo necesario para cubrir la cesta básica”.

Méndez, pidió abrir más los ojos para unirse más, “somos prójimos, somos hermanos y que hay una pronta solución para todo”.

Por su parte, Carmen Palomo agradeció a su venta de helados que tiene para así poder contar con el efectivo para hacer sus compras.
Añoró unas navidades sin tapaboca, donde se podían tener acceso a todos y comprar lo que se quería para el disfrute de estas fiestas.

Antes de las fiestas navideñas Palomo contó que deseaba estar “como antes sin tapabocas, que había de todo, ahorita uno esta allí, buscando cómo hacer. Yo quiero hacer mis hallacas, estoy esperando, ojalá venga alguien cualquiera de mis hijos, sino hago unos bollos”.

Mientras que Nelson alimenta la esperanza en el fortalecimiento de la Fe en el Dios Supremo para que esta situación se termine y vengan tiempos mejores.

“Que Dios nos cuide y nos cuide y nos acompañe a todo el mundo y nos dé mucha vida y salud”, son los buenos y sublimes augurios del señor Nelson, al sur de Anzoátegui.