Condenan a ocho años de cárcel a Rafael Correa por corrupción

La sentencia acusa al expresidente de haber liderado una red de corrupción entre 2012 y 2016 mediante la cual recibió "aportes indebidos" en el palacio presidencial de Carondelet, para la financiación irregular de su movimiento político Alianza País. Foto: Agencias.

De acuerdo a la sentencia de un tribunal de la Corte Nacional de Justicia de Ecuador, Rafael Correa, expresidente y el exvicepresidente Jorge Glas, quien fuera su estrecho colaborador, fueron condenados como autores del delito de “cohecho agravado”, mientras que la mayor parte de la veintena de imputados en la misma causa, fueron declarados coautores del mismo, y dos exfuncionarias de la Presidencia como cómplices. 

Tanto para Correa como a Glas, el panel de tres jueces que compone el tribunal, emitió una condena de ocho años de prisión, la inhabilitación de la política durante 25 años, señaló la Fiscalía en Twitter.

“La sentencia como tal debe ratificarse o no en segunda instancia. Todavía ninguna pena esta ejecutoriada. Esto debe llegar hasta casación y resolverse para estar en firme”, explicó a Efe una fuente judicial sobre el alcance de la condena.

El exmandatario ecuatoriano enfrenta el pago de una suma por daños y perjuicios, además de una reparación integral con la colocación de una placa en el Edificio de la Presidencia de la República, pidiendo disculpas públicas. 

La sentencia acusa a Correa de haber liderado una red de corrupción entre 2012 y 2016 mediante la cual recibió “aportes indebidos” en el palacio presidencial de Carondelet, para la financiación irregular de su movimiento político, Alianza País, a cambio de la adjudicación de millonarios contratos del Estado a varias empresas, entre ellas Odebrecht. 

El expresidente, que reside en Bélgica y se encuentra prófugo de la justicia por esta y otra causa, ha calificado “de payasada” el juicio y su defensa ha cuestionado la imparcialidad de los jueces, así como supuestas irregularidades de procedimiento en tiempo y forma. 

En las audiencias previas a inicios de marzo, la fiscal general de ese país, Diana Salazar, acusó a Correa de haber dado las órdenes para que se cometiera el delito sin necesidad de participar directamente: “Todo estaba organizado desde arriba”, dijo.

Con información de EFE y AFP.