Conductor de bus que arrolló a niño en Machiques será presentado al MP

Benjamín López, presidente de la Unión de Conductores de Machiques. Foto: Leonardo Reyes.

La muerte de un niño de siete años mantiene a las autoridades investigando para esclarecer los hechos mientras los familiares desconcertados lloran la partida del menor.

Los representantes de la Unión de Conductores Machiques, a la que pertenece la unidad involucrada, ofrecieron declaraciones sobre los avances de las investigaciones que autoridades de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) se encuentran efectuando y tras la ola de rumores que se han generado por el hecho.

El menor falleció al ser arrollado este miércoles 19 de agosto al intentar atravesar una calle.

El presidente de la línea de transporte, Benjamín López, manifestó que como gremio se están haciendo cargo de todo y que espera hablar con los familiares para brindarles el apoyo y llegar a un acuerdo.

“El chofer, al momento del accidente, se comunicó conmigo, le prestaron un teléfono porque no posee celular y un vecino lo puso en resguardo porque unas personas lo querían linchar. De igual forma, a la buseta la querían incendiar; nosotros lo llevamos a las autoridades para que ellos hicieran su trabajo. Es un accidente lamentable, lo sentimos y la realidad es que nadie sale a la calle a matar a nadie”, indicó López.

El conductor, de nombre José Gregorio Herrera, de 25 años, se encuentra en custodia en la sede de la PNB de la parroquia Libertad y en las próximas horas será presentando ante el Ministerio Público. La buseta se encuentra retenida en el Estacionamiento Judicial del municipio Machiques de Perijá del estado Zulia.

El vehículo retornaba de cubrir la ruta Machiques-Tukuko cuando el niño cruzó la calle sin percatarse, mientras estaba lloviendo, que venía el vehículo. Versiones aseguran que Herrera frenó de pronto pero ya era demasiado tarde.

Sin embargo, vecinos aseguran que el chofer conducía la unidad hablando por el teléfono celular y en exceso de velocidad cuando varios niños estaban en la carretera jugando y que tras el hecho, huyó del sitio.

Un vecino lo protegió en su residencia para que no fuera agredido por la comunidad.

Por Leonardo Reyes | Radio Fe y Alegría Noticias