Continúan las protestas en Bielorrusia a una semana de las elecciones

Foto: EFE

Trabajadores de las fábricas de Bielorrusia continuaban en huelga este lunes 17 de agosto en el noveno día de protestas contra los resultados de las elecciones presidenciales del 9 de agosto.

A esta paralización laboral se han sumado los gigantes industriales como Belaruskali y Naftan.

Miles de trabajadores demandan el cese de la violencia policial, la liberación de los detenidos en las manifestaciones de las jornadas anteriores, la celebración de nuevas elecciones en el país y castigar a los responsables de la represión policial.

El presidente Alexandr Lukashenko visitó este lunes la planta de tractores de ruedas VOLAT en Minsk para afirmar que pese a las huelgas, la industria del país no ha parado.

“En general, las fábricas están trabajando”, dijo, al señalar que el hecho de que unas 150-200 personas decidan declararse en huelga “no significa nada”, dijo el cuestionado mandatario.

A la huelga se adhirieron además los trabajadores de Kreamin, uno de los mayores fabricantes de baldosa cerámica, con sede en Minsk.

Las fuertes protestas de trabajadores y miles de ciudadanos empezaron inmediatamente después de conocerse los resultados de las elecciones presidenciales el pasado 9 de agosto donde Lukashenko habría obtenido el 80 por ciento de los votos.

Sin embargo, tanto la oposición bielorrusa como un importante porcentaje de ciudadanos creen que estos resultados fueron amañados por el actual gobierno.

Dos fallecidos, casi tres centenares de heridos, y cerca de 7.000 detenidos es el balance que ha dejado la represión policial de las manifestaciones de protesta.

Los ciudadanos que han sido puestos en libertad han denunciado haber sido sometidos a torturas y palizas en los centros detención, y han exhibido a los medios las huellas de estas.