Copa América en Brasil depende de una decisión judicial

Referencial

La Copa América en Brasil ahora depende de una decisión judicial luego que la solicitud de suspensión del torneo haya sido elevada ante la máxima instancia tribunalicia del país amazónico.

Según la prensa brasileña, 11 jueces del Supremo brasileño debatirán sobre el destino de la Copa América Brasil 2021, y tienen hasta las 11:59 pm de este jueves 10 de junio para tomar una decisión definitiva.

Los recursos que piden la suspensión de la Copa América Brasil 2021 se basan sobre que Brasil pasa por un momento crítico sanitario a causa de la pandemia provocada por la COVID-19.

Las primeras conjeturas difundidas por portales de noticias en el país aseguran que, al menos, 3 jueces están a favor de la realización de la Copa América, lo que significa que el torneo estaría en manos de 9 jueces, a quienes corresponderá determinar si se realiza la Copa en estas condiciones.

Dada la cercanía del evento futbolístico que debe iniciar el próximo domingo 13 de junio, los 11 jueces han determinado realizar una audiencia continua hasta tanto haya una decisión firme.

La presión más notoria la ejercen el Partido Socialista de Brasil (PSB), y el Partido de los Trabajadores (PT), ambos son actores políticos adversos al gobierno de Jair Bolsonaro.

A juicio del PSB, Brasil “atraviesa la fase más aguda de la pandemia” y la realización de la Copa América implicaría un mayor riesgo y “representa una absoluta temeridad y negligencia de las autoridades federales para con la salud pública”.

Por su parte, el Partido de los Trabajadores (PT) sostiene la misma postura asumida por el PSB, pero condiciona la realización del torneo a la aplicación de normas sanitarias dentro de un plan de seguridad sanitaria.

Desde que la Conmebol, máxima autoridad del fútbol sudamericano, anunció el pasado 31 de mayo a Brasil como nueva y única sede de la Copa América de 2021, se han sucedido las críticas en el país, especialmente desde sectores políticos y sanitarios.

La incidencia del Sars-CoV-2 continúa siendo altísima en el gigante suramericano, con una media durante la última semana de cerca de 60.000 casos y 1.700 decesos diarios vinculados a la COVID-19.