“Creamos en los jóvenes, en sus deseos de aprender a mejorar”

Foto: Fe y Alegría.

Este viernes 16 de abril, el Movimiento de Educación Popular y Promoción Social Fe y Alegría realizó su segundo foro virtual sobre el rol del educador y la educadora en las nuevas fronteras de la educación popular en el siglo XXI.

Víctor Murillo, director nacional de Fe y Alegría Colombia, destacó que uno de los roles del maestro en este siglo es creer en los talentos y capacidades de los niños, niñas, adolescentes y en sus deseos de aprender.

Añadió que los profesores también deben dotar de voz y poder a todos los alumnos para que puedan desarrollar sus potencialidades, con el fin de que se comprometan activamente en la construcción de una sociedad justa y fraterna.

“Creamos en la educación como camino para transformar vidas y sociedades y como escenario para construir vida con sentido, una vida digna, plena y abundante para todos y todas”, dijo Murillo.

También hizo hincapié en la tarea que tiene el docente de escuchar con humildad los gritos, susurros, lamentos y silencios de la realidad que le rodea.

“Hay que escuchar todo lo que nos habla nuestro alrededor, escuchar los problemas, las necesidades y las demandas de las personas con las cuales convivimos. Escuchar todas las voces y realidades, escuchar los sueños y deseos de nuestra gente. ‘Escuchar los gritos de la tierra y el de los pobres’ nos dice el Papa Francisco”, reflexionó el director nacional de Fe y Alegría Colombia.

Insistió en que el profesor debe conectarse y armonizar su propósito con el propósito fundacional de Fe y Alegría el cual es “alimentar la fe de los demás. Esperanzar esperanzándonos, escuchar para abrir los ojos del entendimiento. Estos son los roles y responsabilidades que tenemos que asumir y profundizar desde las nuevas fronteras”.

Identidad espiritual

Por su parte, Carmen Pellicer, presidenta de la fundación Trilema España, expresó que más que el rol que deben desempeñar los maestros es la identidad y la espiritualidad que les demandan las aulas de clases.

“Yo creo que hoy los maestros y maestras que estamos en las aulas necesitamos en primer lugar convertirnos en referentes alternativos de sentido existencial, como se decía a la antigua usanza, ‘dar el ejemplo’, pero hoy dar ejemplo significa desnudar la propia vida y compartirla en sabiduría”, dijo Pellicer.

Manifestó que hoy día se necesita que el docente tenga la capacidad de forjar relaciones intensas con los alumnos. “De perder el miedo a la intimidad y eso implica también implicarse, mojarse en las filas de los alumnos, desarrollar sensibilidad intercultural, no solamente por otras culturas presentes en nuestras escuelas, sino porque la misma brecha generacional entre ellos y nosotros a veces es mucho más insalvable que la que hay de alumnos que vienen de un país o de otros”.

Otra característica que debe tener el maestro o maestra en este siglo XXI es ser tolerante con la ambigüedad, refirió Pellicer que la experiencia educadora “tiene que aprender a no convencer con argumentos de autoridad, sino a proponer y admitir que el disenso es una opción legítima dentro de las aulas”.

Este foro virtual es una actividad que se efectuó previo al Congreso Internacional de Fe y Alegría el cual se realizará los días 27, 28 y 29 de octubre de 2021.

El objetivo de dicho Congreso Internacional es el de promover entre educadores y educadoras la reflexión frente a los nuevos desafíos de la educación popular en el siglo XXI, esto con la finalidad de potenciar su rol como sujetos de transformación y generar la creación de una red que facilite el trabajo y la producción de conocimiento colaborativo.