De la hornilla a la leña: el víacrucis para cocinar en San Fernando

Son varias las familias de los 4 parroquias de San Fernando, capital del estado Apure, que se han quedado sin el gas doméstico para cocinar.

¿La razón? Las innumerables “alcabalas” que tienen que pasar para adquirir un cilindro.

Por tal motivo, algunos se ven en la necesidad de recurrir a familiares o prácticas propias del campo como preparar las comidas a leña.

Desde el año pasado se volvió costumbre ver en las principales avenidas de San Fernando personas vendiendo bojotes de leña.

La acumulación de bombonas vacías en los hogares san fernandinos ha sido el motivo de múltiples protestas y cierres de calles durante este primer mes del año. En Apure, los sectores populares son los más afectados

En el sector Caujarito, del municipio San Fernando, los vecinos han tomado la avenida Carabobo en varias oportunidades para denunciar que tardan  más de dos  meses  esperando para adquirir las bombonas de gas doméstico, debido al desabastecimiento del principal llenadero de la zona.

Desde el 2019, la distribución se hace mediante los consejos comunales y las estructuras de los CLAP. La promesa oficial es que cada 15 días se recibirá la bombona de 10 kilos, luego de hacer un pago vía transferencia bancaria electrónica.

“Pero en verdad eso lo estaban repartiendo era una vez  cada dos meses, y la bombona pequeña que a uno le dura es máximo 20 días si acaso”, manifiesta María Cruces, vecina de la comunidad, uno de los más golpeados por la falta de gas.

La cosa ha empeorado desde el año pasado

La problemática se ha agudizado de manera  generalizada desde el año pasado, cuando se les prohibió a las personas comprar más de una bombona por casa; además, los usuarios han denunciado que algunas llegan con fugas y no se pueden usar.

Y es tan evidente ello, que incluso en el mismo centro de la capital, específicamente, en las cercanías del mercado municipal, está ubicado el señor Antonio Rivas quien tiene allí instalado una pequeña venta de leña, desde hace de dos años.

–“Y es que, en estos momentos -nos afirma Rivas-, casi pudiera decirse que la leña se ha convertido hoy en día en Venezuela en un artículo de primera necesidad”.

-¿Y eso…?

–“Bueno, nosotros nos dimos cuenta de que, ante la desastre de la distribución de gas, la gente comenzó a utilizar la leña, y, así, decidimos también agregar ese “producto” a nuestra ofertas de ventas, ya que antes vendíamos agua y café”.

-¿Desde cuándo…?

–Bueno, desde hace como dos años, y antes de que me lo pregunte, le informo que cada día se vende más, en la medida en que el servicio de gas se va deteriorando; y déjeme también decirle que aquí viene gente de todos los sectores, tanto ricos como pobres, porque todos están pasando por el mismo problema del gas”.

Asimismo, la crisis económica ha puesto a los venezolanos en una disyuntiva: o comprar comida con sobreprecios, sustituir la mayoría de los alimentos de la cesta básica por otros de menor calidad, reducir las cantidades, eliminar una o dos de las tres comidas diarias, y ahora, se debaten entre la complejidad de regular el consumo de gas, cocinar con leña o utilizar cocina eléctrica porque no saben cuándo comprarán la bombona.

Con información de Liliana Núñez/radio Fe y Alegría Noticias