«Llegué a buscar a mi hijo y solo conseguí un charco de sangre»

Los cuerpos de seguridad han superado al hampa como causa de muertes violentas

Zaida Blanco denunció irregularidades en la muerte de su hijo de 19 años de edad durante un enfrentamiento con efectivos de las Fuerzas de Acciones Especiales.

José de los Santos Castillo Blanco murió el pasado lunes 26 de agosto en el sector Andrés Eloy Blanco, en Calabozo, estado Guárico.

Blanco relató que los hechos ocurrieron a las 4:00 de la mañana cuando funcionarios de las FAES irrumpieron en su hogar, apuntaron a sus dos hijos y la obligaron a salir de la casa con su hija y su nieto.

“Yo estaba acostada. Eran aproximadamente las cuatro de la mañana, tocaron la puerta, pregunté quiénes eran y nadie me contestó. Abrimos y entraron como seis o siete funcionarios de las FAES armados, apuntaron a mis hijos Yeferson Alexander Castillo Blanco y José de los Santos Castillo Blanco», relató.

 “A mi hija la mandaron a vestir y que corriera con un niño de meses en brazos. Una mujer me mandó a vestir rápidamente, agarré mi teléfono celular, luego corrí una cuadra después de mi casa donde conseguí a mi hija con mi nieto”, comentó la denunciante.

Zaida señaló que sus dos hijos varones se quedaron dentro de la residencia con los efectivos y luego de unos minutos, salió Yeferson pero José se quedó adentro.

“Mi hijo salió corriendo, llegó a la esquina y yo le dije que corriera. Yo me quedé en la esquina con mi hija y mi nieto”, prosiguió.

“A la cinco de la mañana se escuchó la primera detonación, el primer disparo en el patio de la casa. Yo abracé a mi hija, empecé llorar y a pegar gritos. En ese momentos se nos acercaron tres efectivos con pistolas en mano y nos apuntaron y nos echaron a correr y metí en el solar de una vecina y ahí escuché más detonaciones”, comentó.

“Mi hija estaba observando todo lo que estaban haciendo los efectivos; cómo colocaban una escopeta en la parte de afuera de la residencia y le tomaron fotos”, denunció.

Luego que los funcionarios de las FAES se fueron, contó que “llegué desesperada a buscar a mi otro hijo y solo conseguí en el patio un charco de sangre. Así fue como mataron a mi hijo”.

Zaida dijo que su hijo era un muchacho colaborador y en la actualidad era recreador.

Denuncian «encargo»

“Yo no entiendo por qué se ensañaron con mi hijo, él no era malo. Hace dos años se prestó para guardar unos objetos robados y estuvo tres días detenido, en su momento eso se resolvió. Él entregó los objetos robados que había guardado y le pidió perdón a la vecina”, relató.

Agregó la madre que a su hijo lo están acusando de un robo ocurrido en el barrio. “Mi hijo no hizo nada. Quiero justicia. Esto fue una muerte por encargo. Le pido al pueblo que me apoye, esa gente no puede seguir matando por encargo”, exclamó.

Zaida pide justicia a las autoridades para que este tipo de operativos no sigan pasando en la entidad guariqueña. Exigió respeto a los derechos humanos de quienes son víctimas de estos atropellos en el estado.