Denuncian desalojo de fincas aceiteras en Guatemala

13
Cortesía

Las regiones de Izabal, Alta Verapaz y Baja Verapaz, cercana al valle de Polochic en Guatemala, han sido vulneradas con desalojos violentos por parte de las fuerzas represivas del Estado y sectores privados que promueven el monocultivo de la palma aceitera en la población maya.

Chapín Abajo, de origen Maya Q’eqchi’, es una de las comunidades al sur del departamento de Izabal que ha recibido fuertes ataques en contra de su integridad.

Los líderes indígenas lamentaron que el Gobierno esté cometiendo este tipo de abusos que consideran de ilegales. Aseguran que no existe una mesa de diálogo y sienten que están frente a una criminalización en contra de los líderes que están defendiendo las tierras.

Los comuneros señalaron a través del informativo Contacto Sur que la mañana del martes 6 de diciembre de 2022, un contingente de la Policía Nacional Civil ingresó a la comunidad y abrieron fuego para desalojarlos.

La empresa Naturaceites S.A., indicó Robin Macloni, presidente de la Defensoría Q’eqchi’ de Izabal, que dejó sin posesión de la tierra a las comunidades indígenas, las reclama como propias.

Este padecimiento, dice el presidente, es el mismo que han sufrido 16 comunidades que se encuentran en la finca nacional 443, propiedad del Estado de Guatemala.

Estas conflictividades agrarias son conocidas por el Gobierno. Niños, mujeres y ancianos padecen de desalojos violentos, quema de sus viviendas y cultivos y ahora las balas de las fuerzas represivas. Denuncian que no poseen otro sitio para residir.

Con información de la Federación Guatemalteca de Escuelas Radiofónicas (FGER) | Contacto Sur