Derechos invisibles en la crisis humanitaria

Foto: Oswin Barrios

Ya dio inicio la IV Feria de los Derechos Humanos del estado Zulia, donde se tratan diversos temas y estrategias de cómo se deben defender los Derechos Humanos.

Uno de los temas fue el de las realidades invisibles de la crisis venezolana donde participaron distintas organizaciones como la Cátedra de DDHH de la UCLA, del estado Lara.

En los últimos tes años, las manifestaciones en Barquisimeto han aumentado considerablemente, explicó el sociólogo Nelson Freites, miembro de esta cátedra.

En su ponencia, Freites explicó que la protesta en la calle hace más visible la crisis humanitaria compleja que vive el país. “Pacientes con VIH, hipertensos, pacientes renales y con cáncer se niegan a quedarse en sus casas a esperar la muerte y han salido a las calles”, recalcó.

Otro punto expuesto por la cátedra de DDHH de de la UCLA es el de los pensionados que siempre salen a las calles “con esa terquedad de que se les respeten sus derechos”.

El tercer punto tratado por la representación del estado Lara, fue el de los familiares de los privados de libertad en Lara, más la violencia en las cárceles. Recientemente murieron cerca de 18 jóvenes menores de 35 años y sus familiares viven constantemente trabajando y luchando por un trato digno a los reclusos.

Más al sur

También en este tema, se presentó la Comisión para los Derechos Humanos y la Ciudadanía de Bolívar abordando la realidad de crisis pero desde la zona minera.

Raúl Bejar, periodista de la organización, señaló que la crisis del sur del estado Bolívar es compleja sobre todo en las zonas mineras, siendo las mujeres más las vulnerables a quienes se les violan todos sus derechos.

Pero, “esa crisis no sólo se queda en las minas de la zona sur, como lo hará en Callao, Tumeremo, Guasipati… ya en Ciudad Bolívar, Upata, Puerto Ordaz y San Félix se está sintiendo el poder del dorado”, resaltó Bejar.

“La violencia que llevan los sindicatos del oro en las minas se ha venido apoderando de las ciudades más importantes del estado Bolívar y no existe ningún control” agregó Raúl Bejar.

Para finalizar, Bejar destacó que estos espacios se aprovechan para intercambiar ideas, información y nutrirse con personas ya experimentadas y de jóvenes que participan de otras ONG del país.