Duermen en el suelo y a la intemperie en Brasil huyendo de la crisis (+vídeo)

Abrigo Rondon 1, en Boa Vista, recibió a 100 venezolanos procedentes de Pacaraima en solo 24 horas a inicio de enero de 2021. Foto: cortesía.

Los refugios habilitados por la Acnur para los indígenas venezolanos migrantes ya se han quedado pequeños ante la ola de personas que cada día arriba desde Venezuela, huyendo de la crisis. Todos llegan a Brasil por las denominadas «trochas».

La migración desde Venezuela hacia Brasil ha incrementado en enero, como lo ha documentado Tanetanae.com. El que fuera el principal destino para los deltanos, Trinidad y Tobago, ya ha dejado de serlo.

Los refugios en las ciudades fronterizas de Brasil están copados sobre todo de aborígenes, por ser considerados como los más vulnerables, pero no son los únicos que viven a la intemperie. Los no indígenas duermen en los espacios públicos de ciudades como Pacaraima y Manaos. Otros se han adentrado al país en busca de más oportunidades de trabajo.

«Ya hay venezolanos hasta en Sao Paulo. Cerca de la frontera ya no hay trabajo y hay demasiados venezolanos, incluyendo los indígenas», dijo un deltano que ahora está en Belem, Brasil.

A través de las redes sociales se ha podido conocer parte de lo que viven, sobre todo, los indígenas waraos de Delta Amacuro. En el material audiovisual se puede ver a un joven de Crucero de Araguao, una comunidad de la selva deltaica.

Vídeo de Vicky en Brasil enviado al portal tanetanae.com