Unas 3 mil niñas menores de 14 años son madres al año en Ecuador

Foto: Referencial web

La nueva secretaria de Derechos Humanos de Ecuador, Bernarda Ordóñez, tacha las tasas de violencia en el país de «impactantes».

La referencia la hace especialmente a las relativas a la infancia, y ha puesto el foco en impedir el embarazo de menores que coloca al país andino entre los primeros de América.

«Al año más de 3.000 niñas en Ecuador menores de 14 años están siendo madre, producto de violación», alertó en una entrevista a Efe.

El Estado ecuatoriano conmemoró el pasado viernes por primera vez el «Día oficial de lucha contra la violencia sexual en las aulas».

La conmemoración se debe al cumplimiento de una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre el emblemático caso de Paola Guzmán.

Guzmán una adolescente de 16 años, se suicidó en 2002, tras ser violada por un docente de su colegio y quedar embarazada.

Dos décadas en alerta

«Desde la década de los noventa ya los organismos internacionales nos evidenciaban la falta de políticas públicas» al respecto, señaló la experta en derechos humanos.

En ese sentido, manifestó que la escasa o negligente data en materia de sentencias, cumplimientos de las mismas y reincidencia, impiden conocer a cabalidad la tasa de impunidad de estos delitos, pese a que se está elaborando un registro único de violencia.

Un informe de la organización Human Rights Watch, planteaba en diciembre que la violencia sexual es «endémica» y de larga data en el sistema educativo ecuatoriano.

Cifras espeluznantes

Ordóñez considera que el caso Paola Guzmán puso de manifiesto las «falencias» que ha venido arrastrando Ecuador en materia de educación sexual y reproductiva.

«Las tasas de violencia son muy extendidas», lamenta al recalcar indicadores como que 7 de cada 10 han vivido algún tipo de violencia.

A su vez, la pandemia ha incrementado ese registro en un 30% en la región, o que 6 de cada 10 estudiantes en el sistema educativo público experimenta situaciones de violencia.

Pero uno de los grandes temas pendientes es el embarazo infantil (menores de 14 años) y adolescente, problemática que el Ejecutivo Lasso busca visibilizar.

Según el Ministerio de Salud los ingresos hospitalarios y registros de nacidos hablan de cifras espeluznantes: 3.000 niñas menores de 14 dan a luz al año, algunas de hasta 8 años de edad.

«Siete de cada diez de estas niñas (embarazadas que paren) obviamente es por violencia sexual», expresó la abogada.

muchas de las cuales sufren además enfermedades de transmisión sexual en vías urinarias y otras de mayor peso, y se encuentran «completamente desprotegidas y la impunidad es bastante alta».

Acciones de prevención

Entre las primeras acciones adoptadas por la Secretaría figura revisar la programación hecha hasta 2030, «a la que le falta -asegura- muchísimo en el eje de prevención».

Asimismo, se fortaleció la mesa interinstitucional para impedir el abuso sexual en las aulas con organismos como la Corte Nacional de Justicia, el Ministerio de Inclusión Social y el de Igualdad.

Mientras que en otro comité paralelo se hará especial hincapié en una estrategia integran para prevenir el embarazo de menores.

Como receta, la labor articulada con 22 instituciones que forman parte del combate a la erradicación de la violencia.

También poner en práctica medidas concretas como iluminar paradas de transporte o facilitar el acceso al agua en comunidades de la sierra.

Ordóñez, cree que «las cosas pueden mejorar sustancialmente para las niñas y las mujeres si toda la sociedad y la familia trabajamos mancomunadamente».

Fuente: EFE, Twitter: @DDHH_Ec