El bolívar «va a quedar como un símbolo patrio»

el bolívar podría quedar como
Foto: Agencias.

El economista Leonardo Buniak consideró que el bolívar venezolano podría terminar siendo un «símbolo patrio», en camino a la dolarización informal de la economía del país.

Según comentó a Radio Fe y Alegría Noticias, el gobierno nacional estaría permitiendo una dolarización informal con base a la demanda, tras la incapacidad del Banco Central de Venezuela de ofrecer las divisas oficialmente.

De este modo, se crearía una suerte de economía «bimonetaria», en la que el bolívar siga siendo la moneda de curso legal pero el dólar circule libremente en el mercado.

El experto puso como ejemplo la economía panameña, en la que la moneda nacional y unidad de cuenta es el Balboa, que se usa para expresar las transacciones financieras. Sin embargo, la moneda que circula en la calle es el dólar, quedando el balboa como «símbolo patrio».

«El bolívar soberano va a quedar finalmente como un símbolo patrio, pero obviamente no van a adoptar el dólar porque sencillamente no pueden remunerar los salarios en dólares. El Banco Central de Venezuela tendría que recoger los bolívares que quedarán en la economía venezolana e inyectar el equivalente en moneda extranjera para financiar el gasto público. Esa cantidad de dólares no existe», señaló Buniak.

El economista explicó que para poder formalizar la dolarización con ese proceso que describe, el gobierno venezolano tendría que acudir al Fondo Monetario Internacional o al Banco Mundial para recibir los dólares suficientes para formalizar el cambio de signo monetario.

En su opinión, el gobierno de Nicolás Maduro está permitiendo que se hagan transacciones comerciales en moneda extranjera para que la economía se dolarice de manera informal.

Sin embargo, considera improbable que las pensiones y salarios empiecen a pagarse en dólares porque el Ejecutivo no cuenta con los organismos internacionales para prestar auxilio financiero.

Una economía bimonetaria no es positiva

Leonardo Buniak calificó a la venezolana como una economía esquizofrénica, que pasó de criminalizar el dólar a poner el oficial por encima del paralelo.

«Hemos visto cómo fue la criminalidad con la Ley de Ilícitos Cambiarios para que ahora el dólar oficial que publica el Banco Central de Venezuela esté por encima del dólar ‘criminal’ y la economía esté usando como referencia al dólar oficial», dijo.

Esto, aseguró, le ha servido al gobierno nacional para contrarrestar la caída en los ingresos petroleros.

«Tras la vertiginosa caída en el ingreso petrolero, el gobierno se acostumbró a vivir con poco. Ya no todo el país es sostenido por el gobierno. Aquellos venezolanos que puedan exportar y generan divisas, que importen sus alimentos, sus medicinas y sus plantas eléctricas. Está el venezolano que no exporta pero que da unos servicios y puede hacerse de algunas divisas», explicó.

Además, agregó que el venezolano ha empezado a cambiar sus joyas y bienes por divisas, a quienes se suman aquellos que reciben remesas.

«Estas remesas podrían llegar hasta los 7 mil millones de dólares», destacó, asegurando que el éxodo se convirtió en una oportunidad para el gobierno. «Son venezolanos que ya no consumen servicios en Venezuela y ahora están contribuyendo a aliviar la presión social de un 40% de la población venezolana que está recibiendo remesas», señaló.

«Está muy lejos de ser la Venezuela que queremos. Es una Venezuela que se empobrece por todas partes pero le permite al gobierno mantenerse en el poder, porque el objetivo básicamente es ese: mantenerse en el poder», concluyó Buniak.


Escuche a continuación la entrevista completa al economista Leonardo Buniak:

Ir a descargar