El mundo despide a Isabel II

138

La reina Isabel II, fallecida tras 70 años de histórico reinado, fue honrada solemnemente este lunes 19 de septiembre en un funeral de Estado en la Abadía de Westminster, en presencia de mandatarios de todo el mundo, antes de ser enterrada en privado en Windsor.

Dando inicio al último adiós a la monarca más longeva del Reino Unido, el féretro, cubierto con la corona, el cetro y el orbe -símbolos de la reina-, fue trasladado sobre un carro de la Royal Navy tirado por decenas de marinos.

Al son de las gaitas fue seguido a pie por su heredero, el rey Carlos III y los hermanos e hijos de este, además de ser acompañado por militares de tres regimientos cercanos a la reina, hasta la imponente iglesia gótica en el centro de Londres.

A sus puertas, se sumaron otros miembros de la familia real británica, incluidos el príncipe Jorge, de 9 años, segundo en la línea sucesoria, y su hermana Carlota, de 7 años.

El interior de la abadía reunía a unos 500 líderes y monarcas, desde el presidente estadounidense Joe Biden, pasando por el brasileño Jair Bolsonaro, hasta los reyes de España, Felipe y Letizia, y los eméritos Juan Carlos y Sofía; también el emperador Naruhito de Japón.

El papa Francisco, que no asistió, estaba representado por el secretario del Vaticano para las Relaciones con los Estados, Paul Gallagher.

La víspera del funeral, el Palacio de Buckingham difundió una foto inédita de Isabel II, tomada para su “jubileo de platino” en junio, que muestra a la monarca vestida de azul pálido y luciendo una resplandeciente sonrisa.

Multitudes en las calles

La ceremonia, que comenzó con cánticos corales, se anunciaba grandiosa y era todo un “reto” de seguridad, que puso las calles de Londres bajo un fuerte dispositivo policial.

La reina “no quería servicios largos y aburridos, no habrá aburrimiento, sino que serán transportados a la gloria al escuchar el oficio”, aseguró a la BBC el exarzobispo de York Lord Sentamu.

“Pueden esperar el mejor de los oficios funerarios, el servicio del libro de oraciones, las palabras que inspiraron a Shakespeare”, explicó.

El deán de Westminster, David Hoyle, dirigió el oficio religioso y el sermón corrió a cargo del arzobispo de Canterbury, Justin Welby, líder espiritual de la Iglesia Anglicana, que alabó la vida de la reina, consagrada a servir a su pueblo.

La pérdida

Isabel II falleció el 8 de septiembre a los 96 años, cuando pasaba el verano en su residencia escocesa de Balmoral.

Su salud no dejaba de empeorar desde hacía un año, pero la desaparición de una monarca cuya presencia parecía casi eterna conmocionó al país y al mundo.

El Reino Unido la homenajeó con 10 días de luto nacional, cortejos y procesiones, y una masiva emoción popular que volvió casi imperceptibles las protestas de una minoría de republicanos.

Su hijo mayor, de 73 años, la sucedió como Carlos III. Hasta ahora uno de los miembros menos apreciados de la familia real británica, su popularidad subió en los últimos días.

Con capacidad para unas 2.200 personas, la Abadía de Westminster no pudo dar cabida a las multitudes de británicos deseosos de acompañar a su reina hasta el final.

A primera hora de la mañana, miles de personas esperaban ya en el Mall, la célebre avenida que conduce al palacio de Buckingham, algunos con banderas británicas.

Reunida con sus padres y su esposo

Símbolo de una era de grandes cambios, Isabel II llegó al trono en 1952, en un Reino Unido aún sumido en la posguerra mundial, y se marchó en el 2022 de la pospandemia y el Brexit.

En Windsor, el féretro será llevado a la Capilla San Jorge por la gran avenida que atraviesa los terrenos del castillo.

En esta iglesia del siglo XV, conocida por haber sido escenario de las últimas bodas reales, se celebrará otro oficio religioso con 800 invitados, incluidos empleados de la difunta reina.

Allí, la corona, el orbe y el cetro serán retirados del féretro y colocados sobre el altar. El funcionario de mayor rango de la casa real, el lord chambelán, romperá su “vara de mando” y la colocará sobre el ataúd, simbolizando el fin del reinado de Isabel II.

Después, en una última ceremonia privada, reservada a los familiares más cercanos, la reina será enterrada en el conocido como “Memorial Jorge VI”, un anexo donde ya reposan sus padres y las cenizas de su hermana Margarita.

Los restos de su esposo, el príncipe Felipe, serán enterrados junto a ella, trasladándolos de la cripta real, donde se encuentran desde su muerte en abril de 2021 con casi 100 años.