Comunidades indígenas de Anzoátegui están en alerta por casos de COVID-19

En las comunidades indígenas del municipio Freites de Anzoátegui se encendieron las alarmas ante un presunto brote de COVID-19 que podría alcanzar niveles importantes de contagio en la etnia kariña.

El luchador social Juan Manuel Muñoz informó que hasta la fecha, “la única persona que se ha aparecido por estas comunidades es la doctora Celia Medina quien es funcionaria del Hospital de Cantaura”, refiriéndose a la comunidad indígena de Kashama

Allí, hasta este miércoles 19 de agosto, se contabilizaban 150 personas con la sintomatología del virus.

Sin embargo, se han ido recuperando gracias a las bondades de la medicina ancestral Kariña, más un donativo en medicamentos provenientes de la dirección del Hospital de El Tigre, “paleando de alguna manera la enfermedad”.

El también ex concejal expresó que ya han fallecido 4 personas en Kashama más otro en la comunidad indígena de Maremare.

Otras comunidades indígenas afectadas son Tascabaña y Bajo Hondo, todas del municipio Freites. Son más de 300 personas que estarían presentando los síntomas asociados al nuevo Coronavirus.

Ante esto, Muñoz exhortó a las autoridades sanitarias del municipio Freites así como a la gobernación a que pongan sus energías y su trabajo hacia esas comunidades.

Pidió la asistencia de infectólogos, médicos y enfermeras que atiendan de manera masiva esta enfermedad con las pruebas PCR que determinen los resultados pertinentes y así dar respuesta rápida con asistencia en medicinas y alimentos.

Por Jesús Madruga Castro | Radio Fe y Alegría Noticias