En Guárico rechazan la detención de una enfermera por las FAES

Petra Malavé, presidenta del Colegio de Enfermeras del estado Guárico. Foto: Xiomara López

El Colegio de Enfermeros del estado Guárico rechaza la detención arbitraria que sufrió la licenciada Arelis Castrillo por parte de funcionarios de la Fuerzas de Acciones Especiales en Calabozo, municipio Miranda.

Petra Malavé, presidenta del Colegio, declaró a Radio Fe y Alegría Noticias, que Castrillo se encontraba en sus labores como jefa de enfermería del área de pediatría del hospital Doctor Francisco Urdaneta Delgado y los funcionarios de las FAES ingresaron y se la llevaron detenida.

“Nosotros como colegio estamos en contra de todo este tipo de situación y no vamos a seguir tolerando esta situación,  porque resulta que hoy es ella, mañana puede ser alguno de nosotros. Por el simple hecho de levantar nuestra voz y decir cómo esta nuestro país”.

Malavé señaló que los efectivos  ingresaron al hospital a las 11 de la mañana de este martes 29 de septiembre, irrumpieron en su sitio de trabajo  y bajo amenazas se la llevaron a su sede que queda cerca del hospital.

“Allí le revisaron su teléfono y por una publicación que hizo la compañera en su whatsApp, donde hay actividad el día cinco, la acusaron de terrorista y de incitación al odio”.

Detenida por incitación al odio

La gremialista expresó que su colega fue detenida solamente por colocar una publicación de la marcha que está convocada por el gremio de educación para este próximo 5 de octubre a nivel nacional.

“Bueno, ella coloco en su estado, que para el cinco había una actividad donde teníamos que pararnos, eso fue lo que ella colocó y eso lo ha colocado la gran mayoría, no solamente los enfermeros, los ciudadanos, hasta yo lo tengo en mi perfil, ella lo colocó y le dijeron que estaba incitando al odio, ese fue uno de los motivos por la cual se la llevaron”.

Malavé explicó que en conversaciones con su colega ella le manifestó que no fue maltratada por los funcionarios durante su detención, pero estaba muy angustiada porque no sabía qué podía pasar.

“Ella me comentó, de que no fue maltratada físicamente, pero el simple hecho de estar allí, 8 horas detenida me preguntaba cuál iba a ser su paradero”.

La presidenta del gremio indicó que ninguna autoridad del hospital salió en defensa de la profesional cuando fue sacada del sitio donde labora.  

“Lo más lamentable de esta situación, es que ninguna autoridad de este hospital salió en defensa de esta colega, fueron sus compañeras la que a través de  los medios del whatsApp publicaron donde está Arelis. Gracias a Dios no le imputaron ningún cargo”, agradeció Malavé.