En La Caldera de Barquisimeto hacen veeduría a las gestiones gubernamentales

142
La Caldera, Barquisimeto
Foto: Medianálisis

La radio ambulante comunal de Medianálisis celebró una nueva edición en la urbanización Rafael Caldera del oeste de Barquisimeto, municipio Iribarren del estado Lara, y los vecinos aprovecharon los micrófonos para evaluar la gestión de los gobernantes locales que asumieron el poder luego de las elecciones regionales y municipales celebradas en noviembre de 2021.

Fallas en la distribución de agua por tubería, deplorable estado del asfalto en las calles, espacios públicos de salud, recreación y educación abandonados, desborde de cloacas y proyectos habitacionales sin desarrollo son algunas de las problemáticas que tienen en “La Caldera” como popularmente se le conoce a esta comunidad.

La radio ambulante comunal de Medianálisis consiste en representar un programa radial acompañados de vecinos de una comunidad o fundaciones sin fines de lucro con el objetivo de que ellos puedan hacer veeduría ciudadana a la gestión de las promesas ofrecidas por los gobernantes que resultaron ganadores en la contienda electoral de hace casi un año.

Además de ello, el equipo de Medianálisis, liderado por Héctor Rodríguez, se encarga de ofrecerles información del acontecer actual regional, nacional; contenido educativo de cómo identificar información falsa o mal intencionada; y detalles de la labor que hace el equipo de Cotejo.info, aliado a este proyecto, sobre la verificación de discurso público.

Agua y asfaltado esperando soluciones

Hermes Álvarez, miembro de la comunidad, es habitante de “La Caldera” y durante la sección de entrevistas de la radio ambulante comunal expresó que desde, aproximadamente, 5 años están a la espera de que los gobernantes que llegaron al poder por elecciones cumplan con sus promesas de mejorar las condiciones de vida de todos los habitantes del sector.

Puntualmente, Álvarez mencionó el problema de la distribución de agua por tubería en la comunidad. Detalló que existe un bote en un sector vecino que tiene alrededor de año y medio y que merma la llegada del líquido a sus casas. “Son dos kilómetros de bote de agua y hemos hecho el llamado al actual gobernador Adolfo Pereira, del alcalde del municipio (Luis Jonás Reyes), de Hidrolara (empresa gubernamental responsable de la distribución de agua) y nunca han ido a reparar”, soltó el entrevistado.

El otro reporte que hizo Álvarez tiene que ver con las terribles condiciones del asfaltado en el que se encuentra las calles y avenidas del urbanismo que agrupa más de 1000 familias en 675 kilómetros cuadrados. Asfalto con huecos, calles con mucha tierra, grietas, vías intransitables y hasta peligrosas para quienes pasen por allí es el panorama que se puede observar. El vecino acotó que llegaron a esas condiciones terribles debido a las promesas no cumplidas de los gobernantes.

“Hace 5 años estuvo quien era el gobernador de Lara, Henri Falcón, quien prometió el asfaltado en la primera etapa y no pasó nada. El año pasado en la contienda electoral que hubo, vino el actual alcalde Luis Jonás Reyes…limpiaron la cancha por fuera y (parece que a Reyes) lo trajeron tapado, vendado porque no vio nada de los problemas que tenemos y los vecinos más cercanos queríamos traerlo a la comunidad para que diera una vuelta y viera lo que sufrimos pero eso no se pudo” comentó Álvarez.

“Puras promesas y no arreglan nada”

En la radio ambulante comunal también salieron a relucir los problemas que tiene la comunidad en cuanto a educación y salud y como lo resumió la señora Ingrid Figueroa ambos sectores se encuentran en condiciones lamentables porque los gobernantes “hacen puras promesas y no arreglan nada”.

La Caldera, en sus tres etapas, cuenta con 3 instituciones educativas además de 3 centros de salud prioritaria pero todos tienen fallas que los tiene casi inoperativos.

Figueroa detalló cada problema y enfatizó que la falta de gestión de las autoridades de educación y salud se notan considerablemente. “Estamos próximos a iniciar clases y las tres instituciones educativas no están aptas para recibir al alumnado. Les falta mantenimiento. Hemos ido a la Zona Educativa, a la Dirección de Educación y lo que recibimos es puras promesas de que van a arreglar las instalaciones, de que van enviar las cuadrillas de limpiezas y como siempre, las promesas que nunca las cumplen. Aquí también hay  ambulatorio, Centro de Diagnóstico Integral (CDI) y Barrio Adentro pero hay déficit de insumos y personal. Los fines de semana no trabajan y cuando lo hacen, no hay insumos. El ambulatorio no tiene ni tensiómetro, agua y siempre refieren a otro centro de salud porque no los pueden atender”, describió Figueroa.

Foto: Medianálisis

Detenidos por querer viviendas

Otra situación particular que afecta a Rafael Caldera es la necesidad de viviendas que requieren muchas familias, pues viven hacinados en las casas que tiene el sector. Cuenta el vecino José Amaro que las adyacencias de la comunidad iban a desarrollar un proyecto habitacional de la Misión Vivienda que beneficiaría a 270 familias, pero esto nunca se materializó y en la actualidad existe un conflicto judicial en el que 8 habitantes se encuentran privados de libertad.

Amaro denunció que se cometió la detención arbitraria de siete mujeres y un hombre, los cuales fueron acusados de hurto calificado, por presuntamente extraer materiales de la Gran Misión Vivienda Venezuela de un terreno local, pero el asegura que los culpables son otros.

El vecino denunció que han acudido a todas las instancias posibles, con múltiples actas en sus manos y firmadas por los habitantes de La Caldera, en la que demuestran la inocencia de los detenidos pero actualmente el caso se encuentra en retardo procesal y sin una resolución pronta.

“Lo que sucede allí es una violación de derechos humanos porque un grupo político del gobierno actual los están tratando como invasores, y ellos no lo son, pues el expresidente Hugo Chávez le otorgó las tierras en plena cadena nacional y avalado por un decreto” cerró.

Por Héctor Rodríguez/Medianálisis