En Mérida volvieron los apagones y fluctuaciones eléctricas

56
Apagones afectan puntos de venta perjudicando al Merideño a la hora de comprar comida así como también ocasionan daños en los artefactos eléctricos y atrasos en la preparación de los alimentos. Foto: Héctor Cortez.

Luego de pasar un poco más de tres meses con cierta tranquilidad en cuanto a los cortes eléctricos en zonas del estado Mérida, desde finales del mes pasado y durante lo que va de diciembre, se reportan apagones que van de 3 hasta 7 horas así como las fluctuaciones de voltaje.  

Durante el pasado fin de semana, se contabilizaron hasta 4 fallas del fluido eléctrico entre sábado y domingo, siendo la jornada sabatina la que más se vio vulnerada con dos cortes prolongados, uno de 5 horas y el otro de casi 3 horas.

La situación afecta el comercio local debido a que se caen los puntos de venta y se suspende el servicio de telefonía lo que dificulta las comunicaciones y las transacciones a través del denominado “pago móvil”, incluso para las entidades bancarias que usan la mensajería de texto.

Las fluctuaciones eléctricas afectan los aparatos y electrodomésticos aún cuando los mismos cuentan con el protector de voltaje. Las fallas debilitan la estabilidad de los equipos que, si no se desconectan a tiempo, reciben una carga de energía muy alta, afectando el rendimiento y dañando componentes de vital importancia para su funcionamiento.

Esta problemática también afecta a muchos hogares merideños que no poseen gas doméstico y una vez que ocurren los apagones deben esperar a que llegue la electricidad intercalando las horas de comida diariamente.

Judith Uzcategui Martinez, habitante de San Juan, del municipio Sucre de Mérida, manifestó para Radio Fe y Alegría Noticias que permanecen durante 2 y 3 horas diarias sin electricidad en su zona, situación que afecta gravemente a los lugareños debido a que no pueden comprar comida cuando ocurren los apagones.

Uzcategui además explicó que la cobertura de teléfonos tanto en celulares como fijos CANTV dejan de funcionar cuando ocurren los apagones y fluctuaciones, igualmente afectan los artefactos eléctricos, dijo que esta situación es “agotadora” y debe organizarse durante el día.   

“La luz se está yendo más que todo en las tardes, otros días no las quitan en la mañana y otros días en la noche, siempre son 2 y 3 horas que nos quedamos sin luz, es muy raro que pasemos 15 días nosotros tranquilos con luz, esto afecta los artefactos eléctricos, el que uno no pueda mandar un mensaje de texto, el pueblo se queda sin internet y no hay como comprar comida, paraliza absolutamente todo en el pueblo, esto es agotador, uno tiene que organizar el día a lo que ellos quieren”, aseguró Uzcategui.

Por su parte Betty Toro, habitante de “Los Curos” de la parroquia JJ Osuna Rodríguez explicó que al inicio de la pandemia fue mermando la clientela en su peluquería y junto a los apagones que duran en su zona 4 horas debe cerrar durante este tiempo su negocio, problemática que ha “golpeado” considerablemente su sustento diario para medio comer.  

“Aquí se va 4 horas la luz, me afecta en la parte del trabajo, cuando llega la luz el internet se cae igual, los bancos colapsan, esto es horrible, esta semana que paso se fue la luz 3 días con 4 horas cada corte”, refirió Toro.  

Los merideños exigen a las nuevas autoridades electas el pasado 21 de noviembre que se resuelvan cuanto antes esta situación para evitar pasar unas navidades en medio de la oscuridad.