En Monagas hay 10 enfermeras fallecidas a causa de la COVID-19

Referencial

Ana Rosario Contreras, presidenta del Colegio de Enfermería del Distrito Capital, estuvo de visita en Maturín donde informó sobre las cifras de enfermeras fallecidas en Monagas a causa de la COVID-19, además de de denunciar las condiciones en que viven estas trabajadoras de la salud, cuyo salario calificó de extrema pobreza al ser menos de 10 dólares mensuales.

“Un médico o una enfermera que fallezca en cualquier estado de Venezuela tiene que dolernos porque esa es una limitación que tenemos de la primera línea de atención”.

Según las cifras ofrecidas por Contreras, a nivel nacional hay 122 enfermeras fallecidas; el mayor número lo tiene el Distrito Capital con 22 decesos, mientras que Monagas registra al menos 10 muertes de enfermeras en lo que va de pandemia.

Contreras afirmó que el Colegio de Enfermería del Distrito Capital en conjunto con la Organización Médicos Unidos por Venezuela viene realizando un trabajo para visualizar el impacto que ha causado la pandemia por COVID-19 al gremio de enfermeras venezolanas.

“La salud es un derecho transversal. Y si esa enfermera y ese médico siguen cayendo, en la primera línea no va a haber quien atienda a los pacientes”

La delegada de la coalición nacional Médicos de Venezuela recalcó el riesgo que asumen las enfermeras monaguenses mientras hacen el esfuerzo de atender a los pacientes del Hospital Universitario Manuel Núñez Tovar, pues no cuentan con suficientes equipos de bioseguridad y el salario que devengan es insuficiente por lo que muchas tienen que dedicarse a otras actividades para poder cubrir sus necesidades básicas.

“Hoy el salario de un trabajador de la salud no llega a 10 dólares, es decir, como lo acuña la Organización de Naciones Unidas cuando un trabajador devenga menos de 1,09 dólar diario está en extrema pobreza. Hoy los venezolanos, la clase trabajadora en Venezuela están en extrema pobreza”.

La ONG Médicos Unidos de Venezuela contabiliza hasta este jueves 10 de junio la muerte de casi 640 profesionales de la salud a causa de la COVID-19.