En San Fernando recordaron el 1 de mayo orando arrodillados a Dios

Foto: Sulay García

A diferencia de años anteriores, en San Fernando de Apure los trabajadores, activistas de derechos humanos, dirigentes gremiales y líderes políticos, este año no hicieron caminatas ni gritaron consignas, solo pidieron a Dios arrodillados por sus necesidades.

Los manifestantes tomaron las calles del boulevard de la ciudad para orar por un salario digno y la restitución de sus conquistas laborales. En la concentración había más de 400 personas que incluso desafiaron la lluvia que caía en la mañana de este sábado 1 de mayo.

Funcionarios del SEBIN y policías regionales que intimidaban la manifestación cívica terminaron por protegerla tras ver cómo se arrodillaron para orar en medio de la calle. En respuesta a este gesto, los lideres de la oración y trabajadores abrazaron y agradecieron al Comandante de la Policía por el detalle.

Minerva Ortega, presidenta de la Federación de Trabajadores de Apure (Fetrapure), en compañía de otros líderes sindicales, dirigió la oración, antes de la cual aclararon que no era para culpar ni maldecir a nadie.

«Hoy, de rodillas ponemos nuestras angustias y elevemos nuestro corazón ante Dios porque él conoce nuestras necesidades y el sufrimiento de este pueblo».

Ortega expresó además durante la oración, que en Venezuela, la libertad y dignidad que deviene del trabajo ha sido conculcada con un salario precario en la administración pública y la desaparición de numerosos puestos de trabajo con el cirre de muchas empresas privadas.

También pidió por la abolición del decreto 2792 a partir del cual fue estandarizado el salario de los trabajadores y suspendidos todos los los beneficios logrados en las convenciones colectivas de cada institución de la administración pública.

Indicó Ortega, que en Apure «no hemos cobrado el mes de abril, desde que fuimos incorporados al sistema Patria y no tenemos seguridad social».

Explicó que la razón es porque no han podido conciliar este sistema con la nómina doble que en el caso de los trabajadores de la educación y la salud, es recurrente, ya que estos funcionarios pueden laborar por horas en 2 instituciones públicas diferentes sin que se considere como una falta de dualidad de cargo.

Dirigentes sindicales y de Fetrapure/Foto: Sulay García
Cordón policial/Foto: Sulay García