En Santa Ana de Mérida cocinar es un calvario por apagones y falta de gas

Foto: Radio Fe y Alegría.

La ausencia del transporte público, los cortes de electricidad, la falta de luminarias, los botes de aguas blancas, las calles y aceras en mal estado, son algunas de las problemáticas que aquejan y representan un dolor de cabeza para los habitantes de la urbanización Santa Ana Sur, de la parroquia Antonio Spinetti Dini, del municipio Libertador del estado Mérida.

Margarita Marquina de Sosa, habitante de la urbanización Santa Ana Sur, dijo a Radio Fe y Alegría Noticias que los cortes de electricidad se incrementaron en los últimos meses, afectando la tranquilidad y calidad de vida de esta comunidad.

Según Margarita, muchos de ellos no cuentan con gas doméstico y deben cocinar con cocina eléctrica. Peor aún: las fallas en el fluido eléctrico y las fluctuaciones no permiten ni siquiera optar por esta opción para preparar los alimentos, lo que ha provocado que muchos atrasen sus horas de comida.

“Antes los cortes de luz eran por dos horas, estuvo un tiempo que eran seis horas. Los cortes de luz son muy seguidos y por largo tiempo, entonces cocinar ha sido un calvario. Cuando hay luz igualito estamos a oscuras porque las luminarias están quemadas, tenemos 34 luminarias que no sirven, el gobernador dio la orden para 33 luminarias, pero luego llegó la pandemia y no se pudo hacer más nada. Esto es una boca de lobo”, aseguró Sosa.

Por su parte, Marisabel González, otra de las habitantes de la urbanización Santa Ana Sur, mencionó que se encuentra cansada por los constantes cortes de electricidad en su zona y que desde hace meses no cuentan con el servicio de gas doméstico, los cuales cataloga de “indispensable”, puesto que en su vivienda reside una persona de la tercera edad que requiere de cuidados especiales.

“El servicio eléctrico continuamente lo están quitando, bien sea en la mañana, en la tarde o en la noche; de dos y cuatro horas. El gas doméstico brilla por su ausencia aquí desde hace mucho tiempo que no traen bombonas de gas a las casas”, mencionó González.

La situación de los cortes de electricidad en algunos hogares de esta urbanización ha traído como consecuencias daños en equipos y electrodoméstico. Y según sus habitantes arreglar un electrodoméstico hoy en día en algunos sitios cuesta aún más que comprarlos nuevos.  

Odisea para movilizarse y acumulación de basura

Los habitantes de esta comunidad también mencionaron que anteriormente circulaban tres líneas de transporte por este sector. Sin embargo, ante la ausencia del combustible tanto de gasolina y gasoil, desde el año pasado ha venido desapareciendo el transporte en la urbanización Santa Ana Sur.

“La mayoría de las personas de esta urbanización somos de la tercera edad, estamos solos y no tenemos a nuestros hijos cerca. La mayoría tenemos que salir a hacer las compras y no hay transporte público, como antes que salíamos y agarrábamos la buseta; ahora no podemos”, señaló Marquina de Sosa.

Por otra parte, los habitantes de esta comunidad expresaron que también se ha presentado en algunas ocasiones fallas en la recolección de los residuos y desechos sólidos, debido a que los camiones compactadores no cuentan frecuentemente con combustible para cumplir con las rutas establecidas por esta urbanización.  

Desperdicio de agua potable y calles con troneras

Margarita Marquina de Sosa denunció que la urbanización mantiene desde hace meses un bote de aguas blancas al final de la calle Tovar.

“Tenemos una fuga de agua potable, el ingeniero de aguas de Mérida habló conmigo y me dijo que venía hacer la revisión y nos dejó esperando hasta con el desayuno preparado”, expresó Sosa.

Igualmente señaló que las calles y aceras representan un peligro latente para los residentes. “Lo otro es que las calles están muy hundidas sobre todo en la calle Tovar. Las aceras están en el aire porque tienen huecos por debajo”, expresó Sosa, quien pidió a las autoridades competentes reparar tanto las calles como las aceras.

Esta comunidad tiene el privilegio de contar todos los días con agua a toda hora del día. No obstante, mantienen recipientes con agua potable dentro de sus hogares, pues cuando llueve fuertemente sus habitantes aclaran que han quedado sin este servicio durante horas.

Portones bajo cadenas y candado  

Desde hace dos años los habitantes de esta urbanización específicamente de las calles, “La azulita” y “Tovar”, no tienen acceso a la calle Mucuchíes, que colinda con la avenida Las Américas.

Sosa explicó que anteriormente contaban con dos pasos para salir de la urbanización, pero ahora cuentan con sólo una de ellas.

“La señora Eneida se dio a la tarea de sacar al vigilante de la garita, puso un candado y cadena a la reja. Nosotros no tenemos acceso por esta calle. Ante esto se citó a la prefectura, el cual dio la orden de abrir ese portó. Igualmente los bomberos dio la orden para que abriera esta calle. Esa es una vía que nos pertenece a toda la urbanización”, aclaró Sosa.