En Tucupita prefieren el comercio informal

Usuarios consultados en Delta Amacuro revelaron que han tenido que comprar alimentos revendidos porque “es imposible” adquirirlos en los comercios.

Una mortadela cuesta entre 230 mil y 270 mil bolivares en las charcuterías mientras que un kilo de pollo puede 200 mil bolívares. Por su parte, el kilo de queso está valorado en 150 mil bolívares, el kilo de harina de trigo en 80 mil bolívares al igual que medio kilo de pasta.

Mientras que el kilo de yuca está en 8 mil bolívares y el de sardina en 20 mil bolívares en el Mercado Municipal de Tucupita.

Uno de los consultados admitió que para mantener a su familia de 15 integrantes, está vendiendo arte warao para obtener dinero en efectivo y así poder comprar comida revendida a los denominados “bachaqueros”.

El deltano logra comprar un kilo de arroz en 30 mil bolívares revendido, más un kilo de pescado en 50 mil bolívares. Estos precios son solo con dinero en efectivo.

Por otra parte, un pensionado reveló que el salario que percibe y la cantidad en efectivo que le ofrecen en las entidades bancarias no le alcanza para comprar “nada. ¿Con qué compro? no tengo para comprar”.