En Venezuela se recuerda el Día Mundial de Internet en medio de restricciones de los derechos digitales

Desde el año 2006, por resolución de la ONU, se determinó que cada 17 de mayo se celebrar el Día Mundial de Internet y de la Sociedad de la Información, una fecha dedicada a recordar la importancia y relevancia de la conectividad como factor estructural del desarrollo social y económico en todo el mundo.

En dicha celebración, la Unión Internacional de Telecomunicaciones entrega importantes datos del avance y apropiación del acceso a Internet.

Según el reciente reporte de la Unión, hoy en día el 53,6% de la población mundial cuenta con conectividad a la ‘Red de redes’, lo que significa que aún hay 3.600 millones de personas desconectadas, un gran reto para el planeta entero de democratizar y llevar acceso, y por tanto desarrollo, a millones de comunidades.

Y precisamente en épocas de pandemia, Internet ha demostrado ser una herramienta diferencial y contundente para millones de personas en todo el mundo para mantenerse activas, productivas, aprendiendo y generando desarrollo socioeconómico.

Pero ya antes la ONU había declarado, en 2011, el acceso a Internet como un Derecho Humano.

Fuente IPYS Venezuela

¿Cómo está Venezuela?

Nuestro país llega a este contexto con serias fallas técnicas de conectividad, de electricidad y de pocas ofertas y alternativas para la población al momento de contratar o acceder a un paquete de datos móviles, equipos y redes digitales para poder desarrollar actividades educativas, de teletrabajo y de conexión entre familiares en el exterior y dentro del territorio nacional.

Un escenario que se cruza con un acceso restringido que la estatal Conatel impone para la operatividad de portales informativos, considerados adversos al gobierno, y de diferentes medios de comunicación como radios y televisoras que han estado recurriendo a este tipo de plataformas para comunicarse de forma más efectiva y rápida con sus audiencias.

El uso de redes sociales como twitter, facebook, instagram y otras, igualmente ha sufrido de limitaciones que también establecen los entes gubernamentales encargados de regular el flujo informativo entre la ciudadanía.

En este marco, el Instituto de Prensa y Sociedad Venezuela, IPYS, publicó su informe correspondiente al 2019 sobre el ejercicio de derechos digitales en nuestro país.

El estudio titulado “Desconexión y Censura” revela que un total de 188 casos de violaciones a los derechos digitales se registraron en Venezuela en 2019, más del doble de incidentes de 2018, período en el que se contabilizaron 69 vulneraciones.

El Informe cita el apagón nacional que se registró entre el 7 y el 11 de marzo de 2019 como un hito en la profundización de las fallas del servicio eléctrico, causa directa de 35 casos de desconexión de las redes de telecomunicaciones del país, que sumaron un total de 98 incidencias y de las cuales 35 fueron consecuencia directa de los cortes de energía eléctrica que se mantuvieron a lo largo del año. 

Para ilustrar esta realidad, el trabajo de IPYS explica que en los últimos 12 meses se “reforzaron los mecanismos de silenciamiento implementados por proveedores de Internet públicos y privados contra los principales portales de noticias”.

ABA de Cantv, Movistar, Inter, Digitel y Movilnet se cuentan como los responsables de tales limitaciones a través de bloqueos por HTTP, principalmente. 

En concreto, describe que “durante 2019 el sistema de monitoreo de alertas a los derechos digitales de esta organización registró un total de 39 ataques y 38 bloqueos que afectaron a 20 periodistas y a 30 portales de medios independientes, privados y extranjeros, así como a las plataformas de redes sociales y organizaciones no gubernamentales”.

Pero este 2020 tampoco se muestra optimista. En el primer cuatrimestre de este año se han registrado 98 de casos, lo que evidencia que se han profundizado las violaciones a las garantías de los ciudadanos en la red de información.

Los datos recabados también señalan que a partir del 13 de marzo, fecha en la que se decretó el Estado de Alarma en Venezuela debido a la propagación de la pandemia de COVID-19, se agudizó la situación y “aumentaron las restricciones de acceso a internet por la precariedad en los servicios y los apagones diarios que ocurren en todas las regiones, así como los bloqueos y ataques a las plataformas de medios de comunicación y a los trabajadores de la prensa”.

La investigaciónde IPYS Venezuela profundizan análisis de tópicos como Internet a oscuras, Control en la red, Información bajo asedio, Expresión regulada, entre otros.

Asimismo, en el Informe anual de Derechos Digitales, la Organización brinda una serie de recomendaciones para garantizar el derecho a la libertad de información en Internet. 

Hoy en día, y en medio de la suspensión de clases en todos los niveles educativos y de algunas actividades laborales consideradas no priorizadas, mantener la conectividad desde los hogares para culminar el año escolar y mantener la productividad para la manuntención de las familias, se convierte en ingente reto para los ciudadanos.

Amén de esto, el ejercicio periodístico y de los derechos a la libertad de expresión y de información a través de las plataformas digitales, se topan con fuertes restricciones que ameritan otras maneras creativas y de resistencia para no apagar uno de los pilares de toda democracia: la comunicación que tienda puentes entre los ciudadanos.