Enfermeras de Mérida no tuvieron nada que celebrar

Diez mil profesionales de la enfermería han migrado del país y otros se han dedicado a emprender nuevos oficios laborales. Foto: Rossana Mosquera.

En el marco del Día Internacional de la Enfermería, el cual se conmemoró el 12 de mayo, el presidente del Colegio de Profesionales de la Enfermería en el estado Mérida, Kevin Villamizar, emitió un comunicado expresando que “no hay nada que celebrar” motivado a múltiples razones.

La notificación expresa que son “ciento diez profesionales de la enfermería fallecidos” y miles de contagiados por la COVID-19. “Esto bajo la sombra y no hay respuesta social de un gobierno indolente que no apoya las mejoras de condiciones y equipamientos necesarios para la bioseguridad” del personal de salud”, refiere el documento.

Igualmente señaló que los profesionales de la enfermería son grupos de riesgo y personal prioritario en el sistema de vacunación contra el Coronavirus, “según la lógica sanitaria y afirmado por la Organización Mundial de la Salud”.

Además, recordaron que son diez mil profesionales de la enfermería que han migrado del país, como también aquellos que se han dedicado a emprender otros oficios laborales, situación que ha causado, según lo emite el comunicado, “un déficit de más del 75% de enfermeros en los centros de salud en Venezuela”.

Esto motivado a que no cuentan con salarios dignos que les permita cubrir todas las necesidades básicas, entre otros aspectos que influyen como entre las cuales destacó las insuficiencias en el sistema de salud, la falta de alimentos, transporte, gasolina, gas doméstico, entre otros requerimientos.

Ante tal manifiesto, dejaron claro que el gremio de la enfermería se compromete ante la comunidad hospitalaria, sociedad civil, organizaciones políticas y ciudadanos “a mantener un reclamo permanente y contundente, a seguir luchando por las condiciones dignas para las buenas prácticas de salud, a exigir nuestros derechos por la conquista de un verdadero sistema de salud gratuitos, universal, seguro y de calidad”.

Así mismo, instaron a los ciudadanos y al sistema internacional a través de “nuestro llamado de auxilio y cooperación inicialmente a los ciudadanos. Primero, a reflexionar sobre los verdaderos responsables de la crisis socioeconómica, segundo, a la unidad de los venezolanos para plantear salidas a la crisis, tercero, al sistema internacional, para que acrecenté su accionar solidario hacia todos los venezolanos”.

Finalmente el gremio de enfermería venezolano se comprometió, pese a las adversidades por las que atraviesan, a continuar luchando por la salud, la vida, el trabajo decente y salarios suficientes.