Enfermeras zulianas en peligro de extinción

enfermeras-zulia
Foto: Archivo.

De acuerdo a Hania Salazar, presidenta del Colegio de Enfermería del Estado Zulia, un 70 % de las enfermeras que había en el Zulia han abandonado sus puestos trabajos, entre otras cosas, por bajos salarios.

“Teníamos una nómina de tres mil profesionales, que hoy en día estará en menos de los 800 profesionales distribuidos en toda la región zuliana”, expresó a Radio Fe y Alegría Noticias. La mayoría de ellas habrían abandonado el país.

Este fue uno de los motivos que las llevó a unirse a la protesta nacional del pasado miércoles donde, a una sola voz, exclamaron: “¡Que nos paguen!”.

En la región zuliana la protesta se realizó frente a la residencia del Gobernador. Las protestantes reclamaron que les mantienen una deuda que hasta la fecha suma más de dos millones de bolívares, motivo por el cual introdujeron un documento con las exigencias requeridas, el cual fue recibido por una secretaria del ejecutivo regional. 

Según Salazar, el estado Zulia ha sido el único que no ha honrado la deuda con los profesionales de la salud, que se acumula desde octubre del 2018. En ese sentido, aseguró que cuando las enfermeras salen a la calle es porque han agotado todas las instancias administrativas.

La licenciada Ana Camejo, enfermera del Hospital Materno Infantil Dr. Raúl Leoni, dijo a Radio Fe y Alegría Noticias que las condiciones de trabajo son “infrahumanas”.

“No tenemos personal, a veces no tenemos agua, no tenemos insumos ni alcohol. A veces nos han levantado informes porque nos negamos a atender dos unidades que no se debe hacer, porque cuando estás en hospitalización y en emergencia pediátrica al mismo tiempo, está en riesgo que un paciente se muera”, explicó.

En cuanto al salario afirmó que la mayoría recibe 64 mil bolívares al mes que no alcanza para cubrir las necesidades básicas y que, por ello, sobreviven gracias al dinero que reciben de familiares en el exterior.

Una llamada de la Gobernación

Salazar explicó que han agotado las instancias con la Autoridad Única de Salud, Omaira Prieto, con quien ha sostenido solo “diálogos de café”, sin recibir una respuesta oportuna a sus necesidades económicas y condiciones laborales.

Este mismo miércoles en horas de la tarde, esta líder sindical recibió una llamada de Jessica Lucena, esposa del gobernador Omar Prieto, quien la invitó a una reunión.

“Luego de esa protesta que hicimos, en la tarde recibimos una llamada de la esposa del gobernador que se identificó como la primera combatiente, en nombre de Omar Prieto, para revisar lo que nosotros habíamos llevado”, detalló.