¿Es depresión o bajo estado de ánimo?

Foto: Referencial.

La depresión es una enfermedad patológica que los psicólogos explican como un trastorno sigiloso, difícil de captar en las primeras etapas. La mayoría de las personas con esta condición se sienten vacíos, ansiosos, irritables, cansados, tristes, desmotivados y puede que la causa venga de diferentes factores como genéticos, biológicos, ambientales o psicológicos.

Según la Organización Mundial de la Salud, 300 millones de personas en el mundo de diferentes edades padecen esta enfermedad. Es por ello que Radio Fe y Alegría Noticias entrevistó al psicólogo especialista en el área forense criminal y jurídica, Daniel Bossio, quien además es director ejecutivo de Salto Consulting Group.

Bossio explicó que la depresión puede notarse cuando la persona que lo padece deja de querer salir con sus amigos o de ir al trabajo.

Existen señales que pueden disparar las alarmas de atención, pero no implica que realmente quien tenga los síntomas sufra de depresión. El especialista aclaró que la única persona que puede diagnosticar una depresión es un profesional del área de la salud, sea un psiquiatra o psicólogo.

Ahora bien, los signos más notorios son pérdida de la motivación (se percibe al analizar que lo que antes motivaba, ya no, cuando se deja de querer salir con amigos o acudir al trabajo), pérdida del sueño (insomnio con pensamientos negativos, llanto frágil y fuerte (llorar sin motivo aparente).

También, el bajo deseo de comer y la triada negativa. Esta última es cuando las personas se aprecian de manera negativa. Asimismo, ven el futuro y lo que los demás piensan de ellos de forma nublada. “Ven todo con unas gafas negras”, explicó.

¿Qué hacer si tengo los signos?

Lo que no se debe hacer es autodiagnosticarse. Es por ello que lo que sí se debe hacer es acudir a un profesional que pueda identificar la enfermedad y sus causas para empezar a operar para generar un bienestar.

“Lo primero que debo hacer es ir al profesional de la salud. Luego empezar un proceso terapéutico, pues no es suficiente con saber que tengo una enfermedad, sino iniciar un tratamiento”, explicó el psicólogo colombiano Bossio.

¿Por qué acudir al médico?

Si una persona manifiesta que está desanimada y cae en un ciclo en el que no ve salida, lo primordial es que pueda reconocer lo que le sucede y quiera prevenirla con atención médica.

Para Bossio, es mejor prevenir que curar. El acompañamiento de un proceso terapéutico llevado por un psicólogo es necesario.

Si en caso de que el paciente padece un trastorno depresivo mayor, “lo más indicado es arrancar con psicofármacos recetados por psiquiatría”, ya que es vital trabajar los niveles de dopamina que están relacionados con la depresión.

Explicó que con el tiempo los fármacos quedan desplazados porque la idea es aumentar la terapia para darle al paciente más control sobre su mente y cuerpo.

La vida es ganar o perder, encontrar y despedir; es enfrentar cambios, recibir pero también entregar. Así lo sostuvo el doctor para ejemplificar los motivos por los que las personas suelen caer en la depresión.

“Si mi pareja es todo en la vida o mis hijos son todo mi vida y se van, entonces, ya no tengo soporte”, manifestó para dar entender que depender de ciertas áreas y no invertir en las demás ponen en riesgo.

Es como el caso de Riley de Intensamente, film dirigido por Pete Docter, que refleja las emociones de cada individuo y cómo las experiencias conforman la personalidad de una persona. Si las emociones no están trabajando en conjunto y el sujeto se enfoca solo en la familia o solo el trabajo y deja fallar todo el sistema que compone su vida, lo más probable es que termine sintiendo esa nube negra nublando todo.

La respuesta clínicamente a la interrogante la tendrán los expertos de la salud cuando la persona logre cruzar la puerta del consultorio.