España aprobó la ley de eutanasia

106
Ciudadanos reclaman la eutanasia en las inmediaciones del Congreso, donde se votó la ley, Madrid, 18 de marzo de 2021. Foto: Reuters

El Congreso de los Diputados aprobó definitivamente este jueves con 202 votos a favor, 141 en contra y dos abstenciones la ley de la eutanasia.

Es este sentido, España se convierte en el quinto país del mundo en regularla, después de Holanda, Bélgica, Luxemburgo y Canadá.

Se espera que esta nueva ley entre en vigor para el mes de junio, tres meses después de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), tras haber logrado un amplio apoyo tanto en la Cámara Baja como en el Senado y superado los vetos presentados por el PP y Vox.

La ley formará parte de la cartera básica del Sistema Nacional de Salud y podrá ser solicitada por las personas mayores de edad que sufran una enfermedad grave e incurable o un padecimiento grave, crónico e imposibilitante, que afecte a la autonomía y que genere un sufrimiento físico o psíquico constante e intolerable.

La aprobación fue celebrada en el hemiciclo, mientras los diputados de Vox hacían visible en la pantalla de sus ordenadores la frase “la derogaremos” y los del PP permanecían sentados en sus escaños sin celebrar el resultado.

Según la ministra de Sanidad, Carolina Darias, con esta ley, impulsada por su partido, se avanzó en el reconocimiento de los derechos, así como en una sociedad más justa y decente, una sociedad, que se preocupa por evitar el sufrimiento de todos sus miembros a través de una ley “equilibrada” y “garantista” que atiende las demandas de la sociedad española.

La ley fue rechazada por los grupos parlamentarios del Partido Popular y Vox, cuya diputada Lourdes Monasterio confirmó que presentarían un recurso ante el Tribunal Constitucional y que, hasta que no se produzca la sentencia, solicitará la paralización de la normativa.

Del mismo modo se pronunció el diputado del PP, José Ignacio Echániz, considerando que esta ley es un “atentado” al respeto a la vida y dignidad humana y un “acto antimédico”. Además, criticó que se vaya a crear una “lista negra” de sanitarios objetores de conciencia, ya que es un insulto a estos profesionales.

“Se trata de un chantaje intolerable”. A partir de hoy, los más frágiles tienen motivos para el miedo, desasosiego y desconfianza, sentenció Echániz.

En Colombia también sería legal, según una sentencia del Tribunal Constitucional, aunque oficialmente no está reglada y en Nueva Zelanda está previsto que se implante en el mes de noviembre. 

Con información de La Voz de Galicia