Familiares de detenidos en el CICPC de Maracaibo denuncian casos de COVID-19

CICPC Maracaibo

Familiares de detenidos en los calabozos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) en el municipio Maracaibo, denunciaron que seis privados de libertad dieron positivo a la prueba rápida de Coronavirus.

Por esta razón, exigen a las autoridades realizar con carácter de urgencia un despistaje del virus.

“Mi esposo compartía sus alimentos con una persona que salió positivo en la prueba rápida. Cuando esta persona se enfermó, él también se enfermó. Él me dice que tiene 15 días con fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta y la comida no le sabe a nada”, dijo angustiada este lunes 29 de junio la esposa de una de los detenidos.

Agregó que cuando preguntan por la doctora, “ella nunca está”. Ella teme que su esposo esté contagiado porque “donde hay uno, están todos contaminados”. 

Y lo más preocupante es que familiares han recibido la información que los internos sospechosos de portar la COVID-19 son aislados “en un cuartico, donde no tienen baño ni nada” hasta que se les hace la prueba PCR.

“Tienen que llevarles un balde para que hagan sus necesidades. ¿Cómo puede estar cómoda una persona durmiendo en el piso? Eso no es así”, afirmó.

Los familiares solicitan a la ministra de asuntos penitenciarios, Iris Varela, que interceda y les otorgue alguna solución pronto. Ante esta alarmante situación que viola los derechos humanos, los familiares esperan que puedan otorgarles a los detenidos el arresto domiciliario.

Denuncian privación de libertad en condiciones inhumanas

Familiares de los internos, cuyas identidades prefirieron resguardar, denunciaron que hay más de 300 personas detenidas entre los tres calabozos del CICPC. Este hacinamiento permite que sea de más fácil propagación el virus.

Además, los internos no tienen los servicios básicos garantizados; no cuentan con servicio de agua potable ni recolección de basura. 

Por la falta de agua en el sitio, la madre de uno de los detenidos tiene que llevarle 4 botellas de agua en cada visita, “pero a veces no le llegan porque se pierden en el trayecto. Como pasa por muchas manos, van sacando lo que uno lleva y le termina llegando una sola botella de agua”, dijo.

Por otra parte, manifestó que su hijo pasó la semana con fiebre, no tenía fuerzan ni para escribir.

“Está en riesgo porque él era amigo y compañero de unos de los señores que está contagiado, compartían la comida porque ahí la comida de uno, es de todos. Mientras hay 300 personas detenidas, solo van 80 familiares a llevar comida”, aseguró.

Por otra parte, denunció que en la subdelegación el CICPC de Maracaibo hay privados de libertad enfermos de tuberculosis y con enfermedades de la piel sin recibir atención médica.

“Tenemos que estar llevando antibióticos para que estén aliviados, mas no curados”, lamentó otra de los familiares.

Sin ser suficientes las carencias de servicios básicos, los internos deben “hacer sus necesidades y echarlos en una pipa, y el mal olor de las heces se percibe cuando se entra a entregar la comida. Eso es grave”, denunció.

Continúa el retardo procesal

“Mi hijo va para 9 meses detenido y todavía no tengo respuesta. Mi hijo está desde octubre del año pasado”, dijo una de las familiares.

Explicó que son más de 300 personas detenidas, “no hay espacio para moverse. Unos se paran por raticos, otros se sientan… Son tantas personas que están ahí injustificadamente que esperan la orden de los 45 días y ahí quedan”.

Su petición como madre es “que le den justicia a mi hijo como a cualquier ser humano”. Su hijo, contó, actualmente tiene problemas con los riñones y no es atendido.

Los familiares manifestaron que no se atreven a denunciar porque reciben amenazas por parte de los funcionarios.

“Nos amenazan que van a golpear a nuestros hijos, Una vez un funcionario nos quiso sacar el arma afuera de las instalaciones para amedrentarnos porque estamos pidiendo que se respetaran nuestros derechos”, contó.