Familias de ex gerentes de PDVSA denuncian que Fiscalía forjó documentos

Cortesía

Iracara Chirinos, hermana de Argenis Chirinos y cuñada de Aryenis Torrealba, ambos ex gerentes de PDVSA condenados recientemente, conversó en exclusiva este lunes 8 de febrero con Radio Fe y Alegría Noticias sobre este sonado caso.

En primer lugar señaló que la detención sus dos familiares fue «injusta» el pasado 28 de febrero del año 2020 y «ha sido un procedimiento plagado de vicios empezando en que fueron juzgados públicamente por la comisión presidencial Alí Rodríguez Araque sin ni siquiera antes haber sido presentados ante un tribunal».

En principio a Chirinos y a Torrealba se les acusó de los delitos de corrupción propia y agavillamiento, además de los de violar la reserva de divulgación o suministro de datos e información estratégica.

Finalmente, este 5 de febrero fueron absueltos de los hechos de corrupción y agavillamiento pero condenados a cinco años de prisión por supuestamente haber suministrado información sensible de la industria petrolera a agencias de investigación y financieras de los Estados Unidos.

Al respecto, Iracara cuestionó que desde que comenzó todo este escándalo «públicamente y a través de los medios de comunicación se les acusó de ser terroristas, traidores a la patria y espías de la CIA».

Por esta razón dijo que esa situación era muy delicada «porque nuestra constitución establece la presunción de inocencia, las personas son inocentes hasta que se demuestre lo contrario».

Crónica del proceso

En su crónica del caso rememoró que en la audiencia preliminar del 22 de septiembre de 2020 «quedaron sobreseídos, es decir, la defensa pudo demostrar que no eran ningunos traidores a la patria, ue no eran terroristas y que además no tenían una célula delictiva como lo señalaron desde la comisión presidencial y que rarificaba el Fiscal General en sus ruedas de prensa semanales».

Sin embargo, denunció Iracara que desde el Ministerio Público habrían aplicado varios actos de chantaje «ya que el día 3 de septiembre trataron de convencer a los muchachos que admitieran los hechos para poder darles un beneficio y nosotros siempre les hemos dicho: aquí hay dignidad y ética revolucionaria».

Sobre estos conceptos aclaró que tanto Torrealba como Chirinos son militantes de la revolución, sus familias han militando siempre en el «proceso» y en el PSUV y también son destacados deportistas del estado Lara.

Por eso considera una falsedad completa que se les señale que son «agentes infiltrados de la CIA».

En consecuencia, también rechazó las aseveraciones del Fiscal General Tareck William Saab, designado por la ANC, al señalarlos de ser los responsables de haber suministrado información a una empresa de datos en Estados Unidos, denominada GTSLLP.

Manifestó Chirinos que la mencionada empresa representa a un bufete de abogados de Estados Unidos «y fue contratada por la misma PDVSA para defender el embargo de un buque de asfalto que iban a hacer y a mi hermano (Argenis) y a otro muchacho los llamaron para que fueran testigos y declararan y gracias a eso se ganó el litigio».

Pero, advirtió Chirinos, se pretendió «voltear la tortilla y dijeron que Alfredo suministró información importante a esa empresa, tan irresponsable fue esa acusación que ni siquiera se metieron en Google y revisaron de qué trataba esa empresa GTSLLP y verían que esos abogados en 23 oportunidades han defendido a Petróleos de Venezuela cuando se ha pretendido embargarnos algún bien de la nación».

Reprochó fuertemente al máximo titular del Ministerio Público porque «el día viernes (5 de febrero) continuó diciendo una sarta de mentiras para tratar de manipular a la opinión pública porque lo que él describe a través de su Twitter es falso».

Juicio respetuoso pero voltearon la tortilla

Admitió que el juicio emprendido contra sus familiares «se realizó con ética, con respeto, hubo la oportunidad de que la fiscalía presentara todos los testigos, 18, entre los cuales había funcionarios de la DGCIM, que practicaron el allanamiento al apartamento donde vivía Argenis con su esposa, a las oficinas donde trabajaban en PDVSA La Campiña, además de Daniel Carmona, subalterno de Argenis, el señor Luis Castellanos, gerente de PDVSA para ese entonces, que es quien elabora un informe con el que acusaron a los muchachos de haber infiltrado información a una web llamada PLATTS Oil, a través de un Twitter del 14 de enero de 2020».

No obstante, el señor Castellanos certificó que «ni Argenis ni Aryenis habían filtrado información a esa empresa ni a nadie, y por el contrario el mismo señor Castellanos dijo que la información se filtró desde la Gerencia de Suministros a cargo del señor Marcos Rojas y de la Gerente de Comercialización Internacional, Mirtha Quintero».

Pero, según Iracara, «la fiscalía, cuando se va a presentar la acusación, cambió los nombres de Marcos Rojas y Mirtha Quintero por los de Alfredo Chirinos y Aryenis Torrealba y cambiando las gerencias, es decir, (la fiscalía) forja el documento y el DGCIM en sus experticias hace lo mismo, es decir hubo una componenda para culparlos a ellos».

Al final Chirinos denunció que detrás de todo este caso «necesitaban mostrar un trofeo de esa comisión Alí Rodríguez Araque que sorprendentemente en solo 10 días sale con la detención y acusación de Alfredo y Aryenis para supuestamente reestructurar a PDVSA».

También cree que han utilizado este caso «para lavarle la cara a algún corrupto y para tapar otros hechos de corrupción».

A esta afirmación agregó que ninguno de los dos familiares «pertenecen a ningún grupo político dentro de los sectores de la revolución, ellos son revolucionarios, fueron formados por el Comandante Chávez, son de la patria y se deben a ella».