Fe y Alegría promueve a 41 estudiantes en cárcel del Delta

132

El Instituto Radiofónico Fe y Alegría (IRFA) Delta Amacuro promovió a un nuevo grupo de estudiantes privados de libertad en el Centro de Retención y Resguardo Policial de Guasina en Tucupita.

Según Gustavo Delgado, coordinador de Educación del IRFA Delta Amacuro, 22 estudiantes fueron promovidos entre primero a sexto grado. Otros 18 fueron promovidos de sexto al nivel básico. En total, 41 estudiantes fueron cambiados de grados y nivel para seguir sus estudios en los grados superiores inmediatos.

Durante el acto estuvieron Kevin Orozco, Fiscal Superior de Delta Amacuro; Javier Romero, director de la Defensa Pública; y Jackson London comandante en Jefe de la Polidelta.

Un proceso humanizador

Los directivos del Irfa, Gustavo Delgado y Javier Alarcón, y el director de la entidad penitenciaria, O. Juan Rincones, destacaron el proceso humanizador al que han consagrado sus esfuerzos las autoridades, personificado en los internos.

“Vencimos cinco veces las dificultades y lo seguiremos haciendo”, manifestó eufórico Rincones, director del centro carcelario.

Rincones es uno de los grandes artífices de una transformación, cuya trascendencia recorre Venezuela.

El Instituto Radiofónico Fe y Alegría Delta Amacuro, en convenio con el Centro de Reclusión y Resguardo Policial de Guasina (Retén), a cargo del director O. Juan Rincones, garantiza la educación a los privados de libertad en Tucupita, estado Delta Amacuro.

Javier Alarcón, docente de Fe y Alegría Tucupita. Foto: Radio Fe y Alegría Noticias.

Profundamente orgullosos

Quizá lo más importante o lo realmente importante es que casi todos los que recibieron el certificado, son aquellos internos que luego de pasar muchos años en prisión, sin aparente futuro, ahora cuentan con un porvenir inmediato.

En una vida irregular, llena de atajos que los condujeron reiteradamente a los calabozos, tuvieron la constancia y determinación para seguir en línea recta hasta el final y culminar una bonita etapa escolar.

Hombres y mujeres de diversas edades, profundamente orgullosos y honrados de haber aprendido a leer, y motivados a convertirse en personas de bien hasta el final de sus días.