Fe y Alegría también se reinventa durante la pandemia

Foto: archivo.

Manuel Aristorena, director de Fe y Alegría Venezuela, expresó que el país ya atravesaba una Emergencia Humanitaria Compleja de instalación lenta antes del brote infeccioso por Coronavirus, y que ahora durante la pandemia, han “trabajado muchísimo más” por la educación.

En el encuentro virtual “Fe y Alegría Venezuela: nuevos retos ante la emergencia global COVID-19”, explicó que desde marzo han elaborado 60 guías didácticas para preescolar, 90 para primaria, 30 para la media general, 15 por cada mención de educación media técnica, 90 itinerarios de interioridad y espiritualidad y 15 guías formativas para el personal docente.

Así como 120 afiches e infografías tratando temas como: la prevención del Coronavirus; hábitos saludables; convivencia y paz; derechos de los niños, niñas y adolescentes y actividades para realizar en familia.

Además dijo que desde Fe y Alegría han generado acciones para ayudar a sus docentes en cuanto a la formación, acompañamiento y seguimiento con la dotación de equipos tecnológicos.

Aristorena sostuvo que durante el brote han aprendido a planificar para la emergencia adecuándose a cada contexto, “a educar a distancia con muy pocos medios; también a saber cómo llegarles a nuestros alumnos a través de Internet”.

En lo que respecta a la comunicación indicó que han realizado el programa radiofónico “La Escuela en la Radio”, que ha transmitido 55 clases en la mañana y se repiten en la tarde.

Igualmente señaló que estrenó el proyecto educativo “Sin Salón” para la formación a distancia de 8 mil 200 jóvenes inscritos en el sistema de educación semipresencial del Instituto Radiofónico Fe y Alegría, que han hecho 56 días de aprendizaje con fichas de contenidos contextualizadas “para poder atender y darle continuidad a los cursos”.

Adicionalmente se realizó junto al personal de Fe y Alegría y jesuitas más de 430 cápsulas radiofónicas de un minuto las cuales de transmiten 4 por día abordando temáticas diferentes: para la oración, reflexión, cultivo de la espiritualidad, valores, análisis de la realidad, motivación, convivencia y acompañamiento espiritual.

¿Qué se hizo en la prepandemia?

Manuel Aristorena enalteció la labor que se hizo desde Fe y Alegría para mantener las escuelas abiertas y “atrayentes” a pesar de las dificultades que suponía la Emergencia Humanitaria Compleja de instalación lenta que atravesaba el país antes de la COVID-19.

“Hicimos un gran esfuerzo en ayuda humanitaria con el programa ‘Comida para aprender’ donde proveíamos de alimentos a 24 mil 612 estudiantes y 2 mil 256 trabajadores”

Manuel Aristorena

Destacó que durante este periodo aumentó la inasistencia a clases “por todas las carencias, falta de comida, transporte, zapatos, jabón para lavar la ropa, entre otras”.

Asimismo aseguró que en Venezuela el salario de un educador nunca llega a los 15 dólares, y que antes de la propagación del Coronavirus el docente podría gastar hasta 4 dólares al mes solo para pagar el transporte.

A pesar de ello, junto a Unicef Fe y Alegría desarrolló el programa “Todos y todas a la Escuela”, “disminuyendo las barreras que excluyen en la que participaron casi 60 mil alumnos y 2 mil 310 docentes”.

“Venezuela para renacer necesita de gente preparada y competente, para ello es necesario educar en esa situación de emergencia humanitaria compleja”

Manuel Aristorena

Insistió en que Fe y Alegría siempre debe invitar a la esperanza, propiciar ambientes donde los niños, niñas y adolescentes sean queridos y en los que puedan fortalecer sus capacidades y competencias.