Fujimori reconocerá los resultados de las elecciones presidenciales

Keiko Fujimori. Foto: web

La candidata presidencial por Fuerza Popular, Keiko Fujimori, anunció este lunes que reconocerá los resultados de la segunda vuelta de las Elecciones Generales 2021, tal como lo manda la Constitución Política del Perú.

Anuncio que, «cumpliendo mis compromisos asumidos con todos los peruanos, con Mario Vargas Llosa, con la comunidad internacional, voy a reconocer los resultados porque es lo que manda la ley y la Constitución que he jurado defender”, afirmó en un pronunciamiento.

Además aseguró que “La verdad va a terminar de salir a la luz de todas maneras y vamos a trabajar todos juntos para que se restablezca la legitimidad de nuestro país».

Enfatizó que les toca enfrentar una nueva etapa que será muy difícil, pues alega que «el comunismo no llega al poder para soltarlo es por eso que quieren imponernos una nueva Constitución”, agregó.

Resultados

Según la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) al 100% de actas procesadas, Pedro Castillo obtuvo el 50.126%, mientras que Keiko Fujimori, candidata presidencial de Fuerza Popular, el 49.874%.

En los resultados publicados por la ONPE, Castillo Terrones obtiene 8.836.380 votos, mientras que Fujimori Higuchi cuenta con 8.792.117 votos. La diferencia entre ambos candidatos es de 44.263 votos.

“En los próximo días, magistrados del Jurado Nacional de Elecciones van a convalidar un proceso lleno de irregularidades que lamentablemente va a generar graves consecuencias en nuestro país”, aseguró Keiko Fujimori, quien agregó que las pruebas de un presunto fraude electoral han “ido apareciendo”.

La candidata presidencial resaltó que desde su agrupación se han accionado todos los recursos legales que permite la ley y afirmó que desde Perú Libre les robaron “miles de votos el día de la elección”.

Finalmente, exhortó a no caer en “ningún tipo de violencia” y no “acudir a ninguna convocatoria que plantee acciones de atacar a funcionarios públicos o tomar instituciones del Estado”.

Fuente: El Comercio