Fundación Creo En Ti de Guárico cierra su comedor para prevenir el COVID-19

La fundación ayuda a más de sesenta niños y niñas, cuarenta personas de la tercera edad y veinte madres embarazadas con un plato de comida para paliar la crisis. Foto: Xiomara López

La fundación Creo En Ti, que funciona en San Juan de los Morros, no puede seguir atendiendo a las personas ante las medidas tomadas por el gobierno nacional de la prohibición de aglomeraciones en sitios cerrados ante la llegada del COVID-19 al país.

Esta fundación ofrece ayuda a más de sesenta niños y niñas, cuarenta personas de la tercera edad y veinte madres embarazadas con un comedor popular.

Jesús Manuel Rondón, presidente de esta fundación, señaló que entiende que se debe tomar esta medida ante este pandemia, pero pide colaboración al gobierno regional para que los apoye con alguna logística y poder seguir alimentando a estas personas que buscan un plato de comida ante la grave crisis alimentaria que está pasando el país en estos momentos.

“Yo en ningún momento quiero ser alarmista. Obviamente hay unas autoridades que rigen las medidas preventivas son necesarias, pero con esas medidas en un país de tanta escasez, no es fácil”, agregó.

“Primero, para seguir atendiendo, la fundación tendría que tener una serie de recursos que no los tenemos. Segundo, decir por cuánto tiempo. Yo pienso en eso, decirle a ellos ‘vamos a pararnos un momentico por la situación del coronavirus’, pero la gran pregunta es cuánto tiempo eso va pasar, teniendo en cuenta que hay gente que dice que come, que come bien, cuando viene para acá. Suena feo pero es horrible, es como una especie de sentencia”, denunció.

Rondón comentó que ha pensado en entregarle la comida en envases para que se los lleven a sus casas, pero eso implica que también se genere aglomeración en las afueras de la fundación que conlleve a problemas mayores.

“Si fueran cinco o seis personas, uno los controla, pero estamos hablando de 120 personas. Cómo decirles que no toquen las rejas, a los niños que no se toquen entre ellos. Para mi fundación viene mucha gente ciega, vienen niños, mamá con sus bebés en brazos, vienen señores con bastones de más de 75 años de edad que hay que ayudarlos y agarrarles la mano”, acotó.

El presidente la fundación espera que se les pueda prestar colaboración para ver cómo siguen ayudando a estas personas que necesitan estar alimentadas para estar preparados ante algún caso de COVID-19 en el estado.