Gobiernos de América Latina carecen de presupuestos para educar a jóvenes y adultos

Giovanna Modé, coordinadora de Políticas de la Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (Clade) aseguró que el 40% de los países de América Latina y el Caribe no tienen presupuesto para la Educación de Personas Jóvenes y Adultas (EPJA).

Esta afirmación de Modé la realizó durante su presentación del taller paralelo “Educación transformadora para Personas Jóvenes y Adultas en el último día de la Conferencia Internacional de Educación de Adultos (Confitea VII).

Según Modé, “los presupuestos son muchas veces frágiles, en momentos de dificultades y crisis (…) hay que darle mucho más prioridad, importancia y por ende recursos públicos”.

Destacó la relevancia de que las políticas públicas y programas tomen en cuenta las múltiples realidades y necesidades, adaptadas a los diversos contextos de América Latina y El Caribe.

Recomendó tener una visión sobre la Educación de Personas Jóvenes y Adultas como aquella que tiene saberes, que crea cultura y que pueden producir cambios en la sociedad.

Reflexiones al cierre

Nani Zulminarni, presidente de la Asociación para le Educación de Adultos de Asia y Pacífico (ASPBAE), dijo que la “La Educación de Personas Jóvenes y Adultas (EPJA) puede transformar vidas y comunidades, particularmente en los contextos más vulnerables”.

La representante del Development Education Association and Resource Center (DEAR) de Japón, Makiko Kondo, hizo un llamado a la cooperación internacional para que aporte a la EPJA mayores presupuestos.

Por su parte, Refat Sabbah, de la Asociación de Educación Continuada de los Países Árabes (ACEA), dijo que el mayor desafío que existe en la región árabe es dialogar con los gobiernos, dado que el propio significado de la EPJA no es el mismo que el de la sociedad civil.

“La lucha por reformas al sistema educativo ha sido imposible, cada actor busca imponer su propia comprensión”, expresó.

“Los Estados están obligados a generar un sistema que ponga en el centro a las personas, no son las personas las que tienen la responsabilidad de incluirse”, añadió.

Al cierre, Nelsy Lizarazo, coordinadora general de la CLADE, resumió algunas recomendaciones y puntos clave abordados en el taller:

  • La necesidad de profundizarse el sentido de la EPJA, en términos de horizonte de transformación profunda y estructural, con la dignidad humana como centro.
  • Escuchar, en pie de igualdad, las voces de los sujetos del derecho desde su diversidad, sus conocimientos, sus experiencias y desde allí y con ellos, diseñar una EPJA  pertinente y enriquecida.
  • Potenciar la capacidad transformadora de cada sujeto, recuperando el enfoque de la educación popular.
  • Exigir la garantía del derecho por parte de los Estados. Nosotros, como sociedad civil, somos corresponsables, pero los garantes son los Estados.
  • Conocer los riesgos que vienen con el avance de lo digital, anticiparnos a futuros riesgos, apropiarnos de los avances de esta tecnología para usarlos a nuestro favor, a favor de los derechos y no del lucro.
  • Fortalecer el movimiento global del que hacemos parte, indispensable para avanzar estratégicamente hacia el horizonte que queremos.

Finalmente, y por sugerencia de Marruecos país donde se realiza la Confitea, se creará el Instituto Africano de cooperación sur – sur de fortalecimiento de la Educación a lo largo de la vida.

Resultados finales

Durante los tres días de realización de la Confitea asistieron 142 Estados miembros y asociados, con 49 ministros así como representantes de viceministerios en Marrakesh (Marruecos).

Fueron 11 paneles y 20 talleres que combinaron estrategias presenciales y de participación virtual, llegando a 1200 participantes, entre integrantes de sociedad civil, jóvenes y sector privado.

Se aprobó el Marco de Acción de Marrakech, que definirá las políticas para los próximos 12 años de la Educación de Personas Jóvenes y Adultas, compartimos comentarios realizados por Timothy Ireland, Vicepresidente ICAE, en el último día de la Confitea.