Hallaron muerta a la joven desaparecida en Puerto La Cruz

227
Familiares joven muerta
Familiares de Crisbel/Foto: Javier Guaipo/Radio Fe y Alegría Noticias

Crisbelis de Jesús Sarmiento Guilarte, la joven de 22 años de edad que vivía en Puerto La Cruz y que se encontraba desaparecida desde el pasado sábado 9 de abril, finalmente fue localizada muerta cerca del mediodía del lunes 18 del corriente.

Efectivos de la delegación de Barcelona del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, CICPC, dieron con el cuerpo de la chica, que había sido enterrado en la parte trasera de una casa ubicada en San Diego, zona rural del municipio Sotillo, en el estado Anzoátegui.

La veinteañera, cuyo cadáver ya se encontraba en estado de descomposición, tenía entre cuatro y cinco días de fallecida, según indicaron de forma extraoficial expertos forenses.

Asimismo, detallaron que el cuerpo presentaba hasta ocho heridas por arma blanca distribuidas entre mandíbula, cuello, intercostal derecho, parte derecha de la cabeza y una en la mano izquierda, que hace suponer a los detectives del caso que la víctima forcejeó con su agresor.

Principal sospechoso y reclamos de los familiares

El principal sospechoso del crimen responde al nombre de Jesús Alejandro Alcalá Romero. Éste admitió desde el pasado martes 12 de abril, cuando fue interrogado, que llevó a Crisbelis desde el lugar nocturno en Puerto La Cruz donde se encontraron, hacia la vivienda en San Diego. Sin embargo, la delegación porteña de la policía científica alegó que no tenían argumentos suficientes para retenerlo y lo soltaron.

Los parientes de la muchacha presumen que una vez que el hombre fue liberado, salió directo a cometer el feminicidio, ya que la data de muerte era de cuatro o cinco días y no los nueve que llevaba desaparecida.

Al enterarse de que fue hallado el cadáver de Sarmiento, sus familiares y allegados realizaron una protesta en la avenida Municipal de Puerto La Cruz para exigir la destitución de los funcionarios de la policía científica, que a su juicio no actuaron de la manera correcta en el caso y pudieron evitar la tragedia.

Asimismo, María José Marchán, prima de la fallecida, aseguró que el padrastro y la mamá de Alcalá Romero tienen contactos en el mencionado cuerpo de seguridad y por esa razón allí desestimaron el caso.

De hecho, agregó, el individuo tiene antecedentes por violar a una joven con discapacidad mental y solo pagó un par de meses de cárcel.

“Queremos que se haga justicia. Que sean destituidos los funcionarios que no hicieron su trabajo de la manera correcta y que el crimen no quede impune”, manifestó Marchán.

Vale destacar que el sospechoso del feminicidio permanece recluido en los calabozos del CICPC de Barcelona.

Por Javier Guaipo/Radio Fe y Alegría Noticias