Hay que enseriar la educación

“Más vale un gallinero en una escuela que mil libros” No menciono la fuente porque esto fue dicho por radio y televisión en cadena. Uno no sabe si reír o llorar. ¿Sería una broma? Solemos asociar el aprendizaje a esas competencias imprescindibles para la vida digna como es saber leer y escribir; se asocia la escuela a los libros. Bien lo decía mi amigo Hugo, que en un país donde se dice “eso”, no se puede celebrar el Día de las bibliotecas.  Y, volviendo a las gallinas,  no es que tener “escuelas granjas” sea malo. En Fe y Alegría tenemos unas cuantas en los andes, en Guayana, en los llanos… pero eso también es una cosa seria.

Una escuela granja es un proyecto educativo costoso. Requiere más personal que una escuela común. Se necesitan especialistas del campo, de la producción. Que sepan producir y que sepan enseñar a producir, que es algo distinto. Si se crían animales, tiene que quedar personal para los días en los que no hay clases, pues no puedes dejarlos sin comer… Es algo serio. Y además, los animales contraen enfermedades, es irresponsable empezar a meter cerdos, o aves, o conejos, o becerros, en locales que no estén acondicionados para ello, se requiere terreno suficiente… En fin, es algo serio. No imagino una escuela granja en La vega, en Caracas, por ejemplo. El personal a cargo del área de educación para el trabajo, tiene responsabilidades muy grandes, no se puede improvisar. Es serio, repito.

Valeria estudia 5 de bachillerato en un liceo público de Barquisimeto. Apenas el lunes 21 comenzó su año escolar. Me alegré cuando lo supe, pero la alegría me duró poco, pues me comentó que estaban en “horario de contingencia” por falta de profesores, y sólo tendrían clases de algunas materias de manera que irían un día sí y otro no, para así poder atender a otros estudiantes.

No culpo al liceo de Barquisimeto ni a la escuela de Fe y Alegría.  “Los maestros renuncian llorando”, me dijo un director. No se quieren ir, simplemente no pueden trabajar con esos ingresos. Hay que enseriar el tema salarial del personal que trabaja en las escuelas, incluyo educadores, administrativos, directivos y personal de mantenimiento.

Alguna vez leí que en Japón, los oficios mejor remunerados son el de los policías –porque cuidan a los ciudadanos-, el de la salud – porque curan a la población – el de los educadores – porque forman a la gente -. Pero está bien, no nos comparemos con Japón. Miren estos datos de salarios de docentes en algunos países de América Latina: Argentina, ganan entre 570 y 769 Dls., Uruguay: entre 875 y pueden llegar, según escalafón, hasta 1.134 Dls.,  Brasil, un promedio de 737, Ecuador 817, en Perú comienzan con 516, en Colombia un novato arranca con 479 verdes…  (http://mundo.sputniknews.com/america.latina) Mejor no sigo, no se diga que estoy estimulando a nuestros maestros seguir migrando de manera forzosa.

No hablemos de las improvisaciones en los cambios curriculares o en la formación docente para enfrentar las renuncias cada vez mayores de los maestros…

La educación es una cosa seria. Ningún país ha salido de una crisis, del tipo que sea, sin educación. Sin educación los niños no tienen ni presente ni futuro. Y sin maestros no hay escuela.