“Hemos sufrido una de las peores hiperinflaciones de la historia de América”

María Carolina Uzcátegui. Foto: Archivo.

María Carolina Uzcátegui, presidenta del Consejo Nacional de Comercio y los Servicios (Consecomercio), auguró que el año 2018 no cerrará de buena manera para los empresarios de todos los sectores del país, debido a la pérdida del poder adquisitivo.

Uzcátegui indicó a Radio Fe y Alegría Noticias que “hemos sufrido una de las peores hiperinflaciones de la historia de América, que viene acompañado de una contracción del aparato productivo”.

En una región altamente petrolera, no hay abastecimiento ni producción, por lo que la decadente economía es más crítica que en otros países. Para Uzcátegui, el peor problema que han enfrentado, es que los usuarios no tienen capacidad de compra.

Por otra parte, el tema que está en el pensamiento de todos los venezolanos son los aguinaldos: en otros años se pagaban en una sola fracción, lo cual se utilizaba mayormente para la comida navideña, comprar juguetes, ropa, calzado, y de último, hacer algún arreglo de mantenimiento al hogar. Este año, los aguinaldos serán cancelados en partes fraccionadas, por lo que no alcanzará ni para comprar un pernil para comer en noche buena.

En ese sentido, el vicepresidente para la Comunicación, Cultura y Turismo, Jorge Rodríguez, aseguró que se encuentran “garantizados” todos los ingredientes para las hallacas, perniles y los juguetes para las navidades. Según el funcionario, “están llegando a los puertos venezolanos”.

En respuesta, la empresaria aseveró que los venezolanos no quieren que les regalen nada, puesto que desean tener la capacidad de comprar con el fruto de su trabajo. “Antes, el venezolano de cualquier estrato social podía comprar”, manifestó. “Eso de depender de la caja CLAP es una forma de humillación”.

Asimismo, explicó que, en estos últimos años, algunas industrias ofrecían vacaciones colectivas, que duraban desde finales de noviembre hasta mediados de enero, y la única razón ha sido no saber las reglas de juego a las que el gobierno los someterá, ya que, ante esa incertidumbre, muchos comerciantes optan por cerrar sus empresas durante esas vacaciones colectivas.

Del mismo modo, precisó que se está hablando de un nuevo ajuste salarial que, a su juicio, en lugar de mejorar la situación, la agravaría.

Por Nazaret Torres Padrón