Instan a intensificar medidas sanitarias en Mérida

Equipos de bioseguridad tanto médicos y comunitarios desechados pudieran estar “infectado” con el COVID-19, por lo que sugieren la clasificación y manejo adecuado de los mismos. Foto: Diana Rojas.

Carlos Unshelm, presidente de la fundación ambiental para el manejo integral y sostenible de los residuos y desechos sólidos (Fundamisredes) instó a las autoridades regionales para que intensifiquen las medidas sanitarias y ambientales en la entidad.

El alerta lo asoma a objeto de corregir, mitigar o prevenir cualquier tipo de enfermedad, aún más en tiempos de pandemia como esta del Coronavirus.

El presidente de Fundamisredes explicó para Radio Fe y Alegría Noticias que el manejo de los residuos y desechos sólidos debe ser atendido desde las mismas fuentes de generación o producción, forma de almacenamiento, acopio, medios de recolección, transporte, transferencia, técnicas de recuperación, procesamiento, tratamiento y disposición final.

“Ya los organismos tales como la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud junto a las Naciones Unidas lo han venido alertando desde el mismo momento en que se inició esta peligrosa pandemia».

Indicó que «en aquel entonces se expresó que los gobiernos han de considerar como un servicio público urgente y básico la gestión de los residuos médicos peligrosos y domésticos durante la actual pandemia de la COVID-19”, mencionó Unshelm.

Equipos de bioseguridad se convierten en desechos “peligrosos”

Unshelm detalló que desde el momento de la presencia de la COVID-19 se ha generado una cantidad considerable de mascarillas, guantes, tapabocas, lentes, envases, recipientes, entre otros materiales médicos y comunitarios que pudieran estar inclusive “infectados”, por lo que es pertinente “la clasificación y manejo adecuado de los desechos generados en los establecimientos de salud” tanto públicos como privados.    

“Esto se convierten en desechos potencialmente peligrosos tipo B y desechos infecciosos tipo C, por lo que estos restos biomédicos y sanitarios requieren de un manejo integral y sostenible, de un tratamiento y disposición final ecológicamente racional para que no se conviertan en peligro de contaminación ambiental, riesgo para la salud pública y problemas de seguridad y vita local”, puntualizó.