IRFA se reorganiza para encarar nuevos retos educativos y comunicacionales

Equipo educación IRFA
Carlos Alaña, Yelitza Guillén, Alcira Ramírez y Luis Sánchez/Foto: Shirley Gómez/IRFA

Durante la primera semana de mayo el equipo directivo y pedagógico del Instituto Radiofónico Fe y Alegría se reunió en la ciudad de El Tigre, estado Anzoátegui, para coordinar la nueva planificación con miras a mejorar y consolidar la calidad de los servicios educativos y comunicacionales que ofrece.

Luis Sánchez, director nacional del IRFA; Alcira Ramírez, docente investigadora; Yelitza Guillén, coordinadora pedagógica nacional y Carlos Alaña, Sub Director Nacional de Educación, fueron los encargados de diseñar esta planificación que se replicará en los 21 estados donde trabaja la institución desde este mes de mayo de 2022.

La profesora Alcira Ramírez manifestó que han tomado en cuenta el antes y después de la pandemia para que lo que se busca consolidar no sea sólo desde lo coyuntural.

“Veníamos haciendo muchas cosas en la institución, unas se aceleraron como la educación a distancia y otras retrocedieron como es el caso de la presencialidad en los centros educativos. Por eso creemos que esa etapa está superada y ahora queremos ver en qué híbrido nos tenemos que transformar para escenarios futuros sin dejar de atender prioritariamente a nuestros participantes”, indicó Ramírez.

La docente explicó que con esa vivencia piensan y actúan  distinto y sobre ello apremia formar al personal, fortalecer y crear capacidades, ya que hay mucha debilidad socioemocional post COVID-19 que se suma a la crisis económica del país.

Planificación con nuevas estrategias

“Esta planificación engloba no solo preparar nuevas estrategias sino que como persona los trabajadores puedan asumir todo este nuevo escenario, esto supone de parte de la institución buscar otras tácticas que den beneficio también en lo económico”, apuntó.

Dejó en claro Alcira Ramírez que IRFA tiene su plan estratégico que sigue siendo la base de este nuevo proceso, pero fue hecho en el marco de una vulnerabilidad y realidad distinta por lo que ahora se les hace impostergable replanificar con una mirada en ese impacto que tuvo la pandemia.

Desde este nuevo contexto diseñan acciones a corto plazo y tangibles que resuelvan las fallas que detectaron y mejore lo bueno que se ha venido haciendo, tomando en cuenta el lapso de 10 años para operar dicho plan estratégico.

El otro punto

Por su parte Carlos Alaña, Sub Director Nacional de Educación del instituto, considera que la comunicación como proceso organizacional a lo interno busca aumentar los niveles de flujo de información para mayor empoderamiento, identidad y compromiso de todos los trabajadores con la institución.

Explica Alaña que “asimismo debemos hacer procesos de comunicación externa como rendición de cuenta, nuevas proyecciones, nuevos proyectos que deben ser comunicados al país”.

El también pedagogo afirmó en que se insiste en la comunicación de incidencia a través de las radios para la construcción de ciudadanía y  la paz, defensa de los derechos humanos y la evangelización.

“Más que una planificación queremos entrar en un proceso de revisión y fortalecimiento de todo lo que realizamos en la organización, veníamos con un ritmo, con un paradigma y con un modo de hacer las cosas, pero lo que pasó en los últimos dos años nos mostró que no podemos perder todo los cambios que se introdujeron sino seguir avanzando”.

Las nuevas oportunidades que dio el confinamiento

Considera Alaña que al IRFA se le abrió, con el confinamiento, muchas posibilidades de innovación que no quieren que sean coyunturales, sino que formen parte del nuevo modo de hacer las cosas.

“Nos dimos cuenta que algo que veníamos hablando hace tres años atrás lo tuvimos que acelerar, esa experiencia de reacomodo puede mantenerse y eso no significa bajar el nivel de exigencia, queremos recoger y abrazar todo eso y fortalecer lo que haya que fortalecer”, acotó el también filósofo de la educación.

Innovaciones para todos

En medio de las debilidades y vulnerabilidades que manejan en esta planificación, cuenta que con la introducción de las innovaciones buscan que nadie se quede por el camino ya que están conscientes que el IRFA no tiene el mismo nivel en todos sus centros educativos, oficinas y radios.

“Los meses más duros del confinamiento fueron de alto nivel de exigencia a la institución no se cruzó de brazos sino que siguió adelante, y por eso es un momento de reconocimiento, de darnos un aplauso nosotros mismos porque pese a las circunstancias avanzamos”.

En otra de las cosas que coincidieron Alcira Ramírez y Carlos Alaña, es en la adaptación de los materiales educativos, para los cuales también están planteadas algunos cambios ya que deben estar acordes al contexto que satisfaga no solo lo educativo sino las necesidades de nuestros participantes en medio del entorno mundial.