José Gregorio Hernández aprobó examen del Vaticano

La beatificación del doctor José Gregorio Hernández parece acercarse un poco más. Este miércoles 19 de febrero, el cardenal venezolano Baltazar Porras informó que el caso de la jovencita guariqueña «fue superado con éxito ante el Colegio Médico del Vaticano en camino hacia su beatificación».

El prelado también agregó en su declaración que Yaxury se encontraba en Caracas junto a su familia participando «en una reunión del clero».

El pasado 9 de enero, el vicepostulador de la causa Tulio Rámirez, obispo auxiliar de Caracas, destacó mediante un comunicado que ahora se debe superar la consulta teológica y la plenaria de cardenales y obispos para que la beatificación sea aprobada.

Vale recordar que a mediados de enero la Congregación de las Causas de los Santos de la Santa Sede mostró cierta «molestia» por las publicaciones que se hicieron sobre el veredicto de la comisión médica pontificia.

A través de un documento exhortó a los voceros eclesiásticos venezolanos y medios de comunicación esperar la aprobación del Papa Francisco para dar a conocer el procedimiento que sobre esta causa específica se viene implementando.

Fuentes vinculadas a la jerarquía eclesiástica venezolana llegaron a señalar que esa «inconformidad» del vaticano «pudiera ser interpretada como una mala señala para el progreso de la beatificación del doctor Hernández».

El milagro de Yaxury


El 10 de marzo de 2017 unos sujetos armados interceptaron a la familia Solórzano para robarle la moto en el sector Mangas Coveras del estado Guárico, donde residen.

Durante el asalto, los delincuentes le propinaron un disparo en la cabeza a la pequeña Yaxury de tan solo 10 años de edad.

Allí quedó herida de gravedad y con pocas probabilidades de vida. Fue internada en el hospital Pablo Acosta Ortiz de San Fernando de Apure, cuatro horas después de recibir el balazo. El pronóstico médico fue desesperanzador.

El disparo había sido en el lado derecho de la cabeza y ya presentaba pérdida de masa encefálica además del desangramiento.

La madre de la niña, al enterarse de que un especialista realizaría la cirugía a su hija con pronóstico reservado, le pidió a José Gregorio, de quien es muy devota, que le salvara a su hija.

Ella asegura que el venerable le dijo: «No te preocupes, que tu hija va a salir bien». Después comenzó a sentir «una paz que no había sentido desde el incidente».

El neurocirujano aseguró que la menor, en caso de sobrevivir a la intervención quirúrgica, quedaría con discapacidad y con secuelas graves en la motricidad; esto a causa del daño cerebral que produjo el impacto de bala.

Cuatro días después de la operación, la pequeña Yaxury comenzó a reaccionar positivamente a todas las pruebas y exámenes. 20 días más tarde estaba fuera del centro asistencial, completamente sana.

21 meses después de haber recibido el disparo debía presentar discapacidad, según el pronóstico del neurocirujano; actualmente es una niña sin secuelas del accidente.